domingo, 21 de mayo de 2017

Reflexión: la vergüenza y la culpa

Últimamente estoy pensando mucho en este tema, en el de la vergüenza y la culpa, concretamente al leer un libro que gusta a todo el mundo o que nos han recomendado y a nosotros no nos acaba de cuajar. En serio, ¿por qué sentirse mal o culpable? ¿Es que hemos firmado en algún sitio que a todos nos tienen que gustar las mismas cosas? A mí antes me pasaba, me avergonzaba leer el libro del momento o el clásico imprescindible y que no me gustase. Pero ya no me pasa. ¿Por qué? Porque me di cuenta de que es ridículo, que es imposible y absurdo que al 100% de la población mundial le gusten o disgusten los mismos libros. Si existe diversidad literaria creo que es porque hay un público para todo y no tiene porqué ser algo malo. Quiero, desde este post, animar a la gente a que no le pase eso: no os sintáis culpables u os avergoncéis porque no os guste un determinado libro. Vosotros dictáis vuestras propias normas. Antes de continuar con esta reflexión quiero aclarar que no escribo esta entrada pensando en nadie ni queriendo atacar a nadie, lo hago porque día a día veo en las redes y en la vida real casos como los que os voy a escribir y me parece una práctica infame. Simplemente quiero manifestar mi rechazo hacia ese comportamiento que todos hemos sufrido y sufrimos alguna que otra vez, porque esas burlas rozan el acoso y la intolerancia.

LA ARDUA LABOR DE TENER QUE JUSTIFICARSE

¿Sabéis lo que más me molesta una vez habiendo asumido hace años que me gusta lo que me gusta y punto? Pues tener que justificarme una y otra vez porque las mentes obtusas de siempre no entiendan que para gustos los colores y para colores las flores. ME A-GO-TA. ¿En serio tengo que explicar hasta el día del juicio a las mismas personas una y otra vez por qué me divertí con El código Da Vinci o por qué odio Rayuela? ¿O que El Quijote no me pareciera para tanto? ¿O que haya leído Los pilares de la tierra tres veces? ¿En serio? Muy a menudo me pregunto de dónde sale esa prepotencia y ese creerse especial y más listo despreciando los gustos de los demás (y hablo de libros porque generalmente este es un blog de libros, pero todo esto es aplicable a cine, series, música, ropa, comida, preferencias viajeras...). Nadie tiene la razón absoluta, solo disponemos de nuestros gustos.

Bueno, pues eso, que cansa. Y queda ridículo por parte del instigador cultureta. Yo asiento con la cabeza por fuera y me descojono por dentro, que lo sepáis. Pero a veces también me cabreo, y es por la simple razón de que me parece una falta de respeto grave eso de "pero explícame eso de que no te gustó este liiibrooo" o "¿de verdad te gustó Los Juegos del hambreeee? ¡Si eso es para chiquillooos!". (Nota: leer estas dos frases poniendo voz de gilipollas). Pufff... qué agotamiento. Son dos preguntas que se pueden hacer, claro que sí, pero de otra manera, sin recochineo y aceptando que si te justifican una respuesta del modo que sea, lo más lógico es respetar esa otra opinión, porque nadie rige con obligaciones y normas los gustos mundiales, que yo sepa. Nadie es nadie para decirte lo que te tiene o no te tiene que gustar ni humillarte por ello. Lo malo es que por culpa de esos imbéciles que nos quieren hacer sentir inferiores o más tontos, nos acabamos avergonzando de nuestros gustos. Con lo bonito que es aceptarse a uno mismo, decirlo y darse cuenta de que el mundo no se detiene por ello ni los cielos explotan. 

- Petición seria: no queráis dejar en ridículo a una persona por tener gustos diferentes. Aquí nadie es más listo que nadie, que todos nacemos igual: solos y en pelotas. Hasta los catedráticos.
- Petición seria nº 2: no os dejéis avergonzar por un cultureta cualquiera. La mejor bofetada para el ego es la indiferencia.

UN MOMENTO PARA CADA COSA

Ese es mi lema. ¿No os ha pasado nunca eso de leer un libro en un momento de la vida y releerlo en otro momento diferente y verlo con otros ojos? Además de creer que los gustos cambian y se depuran con los años, creo que los estados anímicos, la experiencia o la edad afectan mucho a nuestro modo de ver ciertos libros. Yo leí El retrato de Dorian Gray por primera vez con 13 años y no me gustó. Influyó mi edad, una mala traducción y un desconocimiento de la época y los clásicos que me llevó a no enterarme de gran cosa. Y me da igual que otra persona lo leyese a los 11 o 12 años y le cambiase la vida; en el momento que me quiere restregar eso por la cara con toda su superioridad de super listo/a me dice mucho del adulto en que se ha convertido.

Segunda parte de la historia: leí el mismo libro con 32 años, una visión más amplia de los clásicos y de la época victoriana, más madurez como lectora, una buena edición... y me encantó. Ahora es uno de mis libros favoritos. ¿Final feliz? En absoluto: todavía hay quién me pregunta que cómo es que no me gustó la primera vez, siendo como es un gran clásico, y que si no me gustó es porque de verdad no me gustan los clásicos. (¿Podemos insertar un facepalm aquí?... Gracias).

No creo que necesite explicar mucho más sobre este asunto. Si lees Bajo la misma estrella sin haber perdido a nadie cercano probablemente no te impliques emocionalmente y el libro no te diga gran cosa. Si lo lees habiendo sufrido el fallecimiento de un ser querido te va a afectar de algún modo. Ni siquiera puede que te haga llorar a mares, pero te va hacer pensar y recordar algunas cosas. Son dos puntos de vista creíbles, respetables y comprensibles.

MISMO AUTOR, DIFERENTES LIBROS

- Stephen King es uno de mis autores favoritos, fue el escritor con el que me inicié en la literatura para adultos de forma seria, he leído muchos de sus libros, me han gustado la mayoría y sin embargo no puedo con la puñetera Torre Oscura (me resulta una historia aburrida y con la que no acabo de conectar).

- Me encanta Jane Austen, pero Persuasión me parece su libro más insulso, y aun sin compararlo con otras obras suyas. Lo siento, pero cuando lo leí me pareció soso y anodino. No quiero decir que sea malo, si no  que es mi "menos favorito" (aquí influye mucho la horrible edición/traducción en que lo leí y mi bajo estado anímico de ese momento, que me afectó porque el libro era muy melancólico y tal vez en ese momento de mi vida no fue la mejor elección).

Y bien, ¿algún problema? Pues... no. El mundo sigue girando igual. Que te guste mucho un autor no significa que te tenga que gustar TODO lo que ha escrito. Hay que ser un poco objetivos también y elegir las obras en las que ha estado más inspirado o que más te hayan inspirado a ti, todo ello de forma subjetiva. Os he puesto dos ejemplos de libros que suelen gustar a todo el mundo y a mí no. Y lo mismo los leo en otro momento y me encantan. De hecho en el caso de Persuasión quiero hacerlo, pero con otra edición y en el momento adecuado. 

Todo esto es tan fácil de explicar poniendo el siguiente ejemplo: eres fan de los Rolling Stones. Tienen aproximadamente unos 27 álbumes de estudio. ¿No hay alguno que te guste un poco menos o no te diga gran cosa? Es imposible que te gusten todos por igual. Pues con los libros lo mismo. Y no hay que tener reparo en decir "me gusta este escritor o aquella autora, pero su libro 'tal' no me gustó". No es tan difícil.

LIBRO DE MODA HACE AÑOS Y QUE AHORA ES VERGONZOSO ADMITIR QUE TE GUSTÓ

Esto me pasó hace poco. Leí en marzo El cuento número trece y no sabéis la de opiniones que vi en Goodreads de tipo "me gustó en su día pero ahora no creo que lo hiciera", "me gustó pero no estoy seguro de si habrá envejecido bien", "me gustó, pero no tanto como a otros porque estaba de moda y no tengo por costumbre leer libros de moda" o "me gustó pero me da un poco de vergüenza decirlo". Vale. En todos esos comentarios sentí eso mismo: que las personas que los habían escrito respiraban vergüenza al hablar de ese libro y admitir que les gustó. Que sí, que es lo de antes que comentaba del momento, que puede que te gustase en su día y ahora no, pero si no lo has releído no lo sabes. O igual sí que lo sabes, pero ¿por qué te tienes que avergonzar de que te gustase hace diez años? ¿Por qué tienes que justificarte y admitirlo como si te estuvieses disculpando? ¿Por qué mientes? Era una versión más joven de ti que en ese momento disfrutaba con ese tipo de literatura y ahora no. Te has definido como lector, ¡enhorabuena! No veo el problema. Y si acaso te sigue gustando ese libro, ¿por qué no quieres decirlo? ¿Porque estuvo de moda y lo leyó todo el mundo y crees que caíste en la trampa y te dejaste llevar por la oleada de buenas referencias? Ah... me dices que no puede ser que te guste porque te guste y punto, ¿no? Pues es ridículo.

A mí me gustó, le di cuatro estrellas y no me da vergüenza, porque la vergüenza era verde y se la comió un burro.

LA ZONA DE CONFORT NO ES MALA

Constantemente veo a gente que quiere salir de su zona de confort y se lleva malas experiencias ahí fuera. Y vuelve a salir, y le sale mal. Y vuelve a salir, y le sale mal. Y vuelve a salir, y le sale mal. Y vuelve a salir, y le sale mal. Y a veces, ¡milagro, sale bien! 

A ver, no me malinterpretéis, a veces es bueno salir de la zona de confort y se acaban descubriendo grandes novelas y géneros con ello, a veces mola arriesgarse y nos viene un soplo de aire fresco. Pero el problema está cuando quieres salir de tu zona de confort para leer el libro de moda, que no es de tus géneros favoritos, y no te gusta cuando lo acabas. La sensación de pérdida de tiempo es brutal, es una bofetada. Y lo peor es que ya lo sabías.

Salir de la zona de confort está bien a veces, pero cuando llevas 20, 30, 40, 50 años leyendo sin parar... ya sabes qué te gusta y qué no. Equivócate, pero que sea cosa tuya. No salgas de tu zona porque alguien te lo quiera imponer y hacer que te guste un libro que no tiene nada que ver tus preferencias. Para eso no salgas de tu zona de confort, porque tu zona de confort no es mala, ya la conoces.

Mi zona de confort es clásicos, fantasía y ciencia ficción. Eso no quiere decir que no picotee otras cosas, solo que esos tres géneros son con los que me siento más cómoda. Tampoco quiere decir que me guste absolutamente todo lo que se encuadre en esos géneros, porque la propia zona a su vez también se va definiendo. Un ejemplo: me apasionan los clásicos pero no acabo de verle la gracia a Henry James. 

Sé que no tengo vida para leer todo lo que quiero y eso influye en que me resista a abandonar mi zona de confort muchas veces seguidas, porque quiero leer lo que me gusta. Sinceramente, no veo nada de malo en ello, si al fin y al cabo la lectura es un disfrute.

No sé si me he explicado muy bien, pero quiero decir que si sales de tu zona de confort sea porque TÚ quieres hacerlo. Igual te sale bien, igual te sale mal, pero el viaje ha sido tuyo. Y si eres de esas personas que no quiere salir de su zona de confort jamás, no te avergüences, porque he visto gente que lo hace y me da mucha pena (y esto es porque siempre llega el típico de "¿pero solo lees clásicoooos?").

EL PUÑAL DE HYPE

Hoy día vemos libros por todas partes. Publicidad, YouTube, blogs, Twitter... ¡y hasta en librerías! XD

Bromas aparte: el exceso de información es masivo, la cantidad de libros nuevos que aparecen, que todo el mundo lee a la vez, que a todo el mundo le encantan... STOP! Para, para porque acabas creyendo que cada nuevo libro que vas a leer te va a cambiar la vida y luego te das cuenta de que no ha sido así. Te haces una idea exagerada y muy positiva sobre muchos libros y luego, o no te gustan cuando los lees, o te gustan pero no te parecen para tanto. 

Relájate, lee algún libro que descubras tú o del que no hayas visto opiniones. No puedes leer todos los libros del momento en una semana, engullirlos y no disfrutarlos. Y es que no pasa nada si no lo haces. Decídete por un título obviamente pensando que te va a gustar, pero no te vayas por las nubes, porque eso acaba siendo muy malo para ciertos libros. Y para ti, porque luego te frustras y crees que ya no disfrutas leyendo. Puede ser divertido dejarte llevar y leer el libro del momento, apuntarte recomendaciones... ¡Pero no bases todas tus lecturas en eso! El hype puede ser malo, es un arma de doble filo.

Y luego no te sientas culpable si acabas leyendo el libro del momento y no te gusta, te haya traicionado tu hype o no. No porque un libro esté en boca de todos tiene que gustar por igual y, de hecho, se agradece ver también diversidad de impresiones sobre un mismo libro.

____________________

Y hasta aquí esta reflexión. Sé que el post ha quedado kilométrico, pero son cosas que estaba guardando desde hace tiempo y quería decir ya de una vez, porque me encuentro realmente cansada de muchas cosas. Al final el mensaje es: sé tú mismo y lee lo que te apetezca. Es normal que no todos los libros te gusten, a nadie le gusta todo lo que lee. Tienes que estar orgulloso de quién eres y de lo que te define como lector y persona (siempre que lo que te defina no sea comer cerebros o matar cachorrillos). Si tienes que responderle mal a una persona porque se ha reído de ti por tus gustos, hazlo. Y sin remordimientos. Que nadie te diga cómo vivir tus aficiones, porque son lo más íntimo, privado y personal que tienes, es la más pura esencia de ti mismo. Da igual si alguien no te entiende, tal vez el problema sea suyo. 

Ahora pensad en qué lado de la balanza estáis. Y pensad, pensad...

10 comentarios:

  1. Interesante el tema que planteas, creo que todos en algún momento nos hemos sentidos cohibidos a la hora de expresar nuestro gusto o disgusto por algún libro. Yo personalmente no me he entendido a mí misma cuando he leído un libro de esos que "a todos les gusta" y a mí no me ha gustado o no he disfrutado con su lectura. Cuando pasa esto te preguntas por qué. Con el tiempo me he dado cuenta que influyen muchos factores a la hora de leer como bien dices y por otro lado no nos puede gustar a todos las mismas cosas.
    Creo que nos sentimos tan influenciados por la sociedad en tantos aspectos que cuando no pensamos como la mayoría nos sentimos raros. Creo que se debería hacer un poco de terapia al respecto, yo por mi parte confieso que disfruté con Los juegos del hambre y atención, con Crepúsculo también, sí señor! Y también confieso que me aburrí con 1984 de Orwell, y que me gustó mucho El código Da Vinci, y que puedo leer a Camilla Lackberg y luego a Dickens sin despeinarme, y no pasa nada. Y me gustó La prima Bette! Y Julio Verne es muy buen escritor pero 20.000 leguas de viaje submarino es pesado! XDDDD! Lectores sin complejos!
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho lo que dices de no entenderte a ti misma cuando acabas un libro que se supone que te tiene que gustar y no lo hace. Es justo ese sentimiento. A mí me pasó con El guardián entre el centeno y La conjura de los necios. Ya ves, absolutamente todo el mundo los tiene en la cumbre, y a mí no me gustaron nada de nada, en especial La conjura de los necios. Me dio asco y no es mi modo de entender la diversión. Y me sentí tonta cuando lo acabé, pero luego vi que hay otra gente a quien no le gustó. En esa época yo escribía en otro blog y cuando me expresé no sabes con qué malos modos e incompresión respondieron los por entonces habituales. Me pareció muy flipante.
      Yo también me aburrí con 1984!!! Ese momento de meter ahí el libro dentro del libro... pufff. Me pareció innecesario. Pero luego me reconcilié con Orwell cuando leí Rebelión en la granja.
      Eso es, lectores sin complejos!! XDDD
      Besoss!!!

      Eliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con el post, palabra por palabra. Me ha pasado muchas veces que un libro con opiniones muy buenas no me ha gustado en absoluto. Y no hablo tanto de best-sellers, sino de esas obras que ya forman parte del canon, que son "intocables".
    Ahora que dices que Stephen King es de tus autores favoritos, me leí muchos de sus libros, que me encantaron, y cuando probé con It, lo odié, dicho claramente xD. El tema es que hay quien incluso se tomó a mal que no me gustase la novela, como si fuese algo personal wtf?
    En fin, que con lo que me gusta la lectura, creo que en mi vida se me ocurriría enfadarme con alguien o reírme porque a esa persona en cuestión no le guste lo mismo que a mí.
    Gracias por compartir esta opinión, tan necesaria.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar ^_^
      A mí por ejemplo me gusta It (y reconozco que es muy largo, que hay momentos que se hicieron pesados y que cuando quiero recordar la historia veo la adaptación), pero si me dices que a ti no mi primera reacción es preguntarte qué otros libros del autor te gustaron más o has leído, si volverías a leer algo suyo después del fiasco de It... pero reírme o enfadarme jamás!! ¿Qué sacaría yo con eso?
      Pero hay gente que se lo toma a modo personal, como dices. Ni que hubieran escrito ellos esos libros!! XD
      ¡Un beso!

      Eliminar
  3. Yo creo que esto lo causa precisamente el estar en este mundillo de los blogs y las redes sociales, es como que te sientes más presionado y eso que es una bobada.
    A cada uno le gusta lo que le gusta, independientemente de la calidad de la obra. Hay obras que son referentes y no me han gustado; y otras menores, con una calidad literaria por debajo, que me apasionan. Al final lo que nos gusta no lo hace sólo por su calidad, sino también (y, en mi caso, en mayor medida) por cuestiones más emocionales y por lo que nos aporta a cada uno. Y por supuesto que podemos expresar nuestra opinión.
    También estoy de acuerdo en que la experiencia de una lectura cambia dependiendo del momento de la vida, estado de ánimo y demás. Hay libros que no me gustaron porque los leí en el momento equivocado, y al revés. No estoy tan de acuerdo con el ejemplo que pones de Bajo la misma estrella; si para empatizar con una obra fuese necesario haber pasado por las experiencias que propone, no conectaríamos con ningún libro. Yo creo que lo bonito de la lectura es que nos hace más empáticos y capaces de meternos de lleno en otras pieles, en otros bagajes.
    Y, ya por último: a mí me gustó mucho Crepúsculo en su día (no las secuelas) y vergünza cero. No entiendo lo de los placeres culpables o los pasados oscuros. Si algo te ha hecho disfrutar, si algo te gusta, ¿por qué sentirte mal (a no ser que lo que te guste sea asesinar niños, yo qué sé)? Es martirizarse sin sentido.

    En fin, muy buena entrada. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro lo de las redes sociales, se está muy expuesta y otras personas utilizan el anonimato para explayarse, humillar e insultar si hace falta. Y al final acaba pasando factura, a no ser que te resbale. Pero en el ámbito personal también ocurre. Tengo personas en mi entorno cercano, familiares y amigos, que muchas veces se han reído de mis gustos en la cara, o simplemente se han reído porque leo, así, directamente. Y también personas que se me ponen pesadas con que "tienes que leer esto porque a mí me gusta", y por mucho que les digas "no es mi estilo, ya he leído otras cosas de este género/autor y no es lo mío, no me apetece, etc.", siguen insistiendo y encima me han llegado a decir "no te puedes llamar lectora hasta que no leas esto". En mi caso es un problema que no se limita a las redes sociales. Puedo aceptar una recomendación hasta cierto punto, pero hay cosas por las que no paso y es muy molesto que te estén encima de esa manera.
      Por lo del ejemplo de Bajo la misma estrella, está fundamentado. Puedo pensar ahora mismo en seis personas que conozco, sin pérdidas cercanas, que leyeron el libro y ni les emocionó, decían que no lo entendían y que no les parecía para tanto el tener que expresar la muerte como lo hace el libro. Sin embargo, otras personas que sí hemos sufrido pérdidas nos hemos acabado implicando más por recuerdos o por identificarnos en algún momento. Pero en ese párrafo no hablo de que la empatía es necesaria para que un libro guste, tal vez me explico mal. Trataba de expresar que ciertas experiencias personales pueden llegar a afectar o no, y que con ciertas historias habrá quien sea más sensible o tenga otro punto de vista, no por empatía, sino por el cristal desde el que se mire. Es imposible verlo todo igual que los demás dependiendo de tus experiencias personales. También hay gente que leyó el libro en la circunstancia de una muerte reciente y no le dijo nada. Yo misma leí Una pena en observación y no me gustó por el enfoque religioso que tenía. Misma situación de Bajo la misma estrella, diferente enfoque, mismas características personales por mi parte y resultados distintos. O por ejemplo El gran Gatsby, que una de las cosas que más me gustó del libro es que me traía recuerdos de Nueva York. Igual a otra persona le encanta el libro pero por otras asociaciones o porque simplemente le gusta lo que se cuenta allí, los personajes, la narración... No sé, trataba de decir que una misma historia puede evocar diferentes recuerdos o sensaciones en distintas personas y que todo es respetable. Pensaba en conexión más que en empatía o sentirse identificado.
      De Crepúsculo solo he leído el primero y me pareció una buena historia pero mal escrita. Las películas las he visto todas y me parecen entretenidas, y tampoco me da vergüenza decirlo XD
      Gracias, un saludo.

      Eliminar
    2. Te entendí yo de otra forma. Sí, es evidente que nuestra experiencia nos condiciona a la hora de leer; me refería a que no es indispensable haber pasado por algo para que te emocione un libro sobre esa temática. Pero que condiciona, claro que condiciona. Decía Tolkien que un libro nunca será lo mismo para dos personas, porque cada una lo verá a través de su lente personal y particular.

      Sobre la gente cercana, a mí también me ha pasado que se rían o hagan algún comentario "gracioso", pero he aprendido a ignorarlos. Sí que hay gente que insiste MUCHO en que lea alguna cosa concreta, también, pero yo cuando se me ponen pesados desarrollo rechazo hacia el tema con el que me insisten, así que no funciona mucho.
      De las redes, más que ese tipo de conductas, yo me siento presionada por lo que lee o dice leer la gente: cantidad, velocidad y variedad; me da rabia no leer tan deprisa, o no tener tiempo para abarcar tantos libros como me gustaría. O incluso el hecho de que mucha gente ponga en un pedestal cierta obra y a mí me haya parecido una birria. Luego en frío es una estupidez sin sentido, pero es verdad que me ha llegado a afectar y que he tenido que poner distancia por eso.

      Eliminar
    3. Es que a veces me explico fatal XD
      Toda la razón tenía el maestro Tolkien ^_^
      A mí también me pasa mucho lo del rechazo, cuanto más me quieren meter algo por los ojos menos me apetece. Incluso a nivel global, cuando algo está muy de moda prefiero dejar que pasen unos meses y ver otras opiniones, cuando todo se empieza a diversificar después de los booms iniciales de buenas críticas everywhere.
      Yo también he tenido temporadas de tener que parar un poco en las redes. A veces es agotador. La velocidad sobre todo es lo que más me impresiona, que hay gente que lee hasta un libro al día, y es gente que trabaja o estudia. No sé cómo lo hacen!! Si pueden, me alegro por ellos, pero a mí me explota la cabeza de pensarlo, porque soy de saborear los libros más despacito. Y aun así si leo 3 o 5 en un mes hay quien dice que le parece demasiado XD

      Eliminar
  4. Hola Carol! Todo lo que querría decir se resume en una palabra: "AMÉN" o... "CHAPÓ!". No puedo estar más de acuerdo contigo en todo lo que dices ( y qué bien lo expresas, por cierto). Al final es lo de siempre: Se tú mismo. Para la lectura y para todo en la vida. Me ha encantado lo de: "la vergüenza era verde y se la comió un burro" :) Me guardo la frase, jeje. Ya en serio, no puedo añadir nada a tu entrada, creo que lo dices todo y lo dices bien. A mí me ha costado mucho, en el pasado sobre todo, tener esa seguridad en mi misma necesaria para que no te coman... la gente, las vergüenzas, el desánimo, las modas... pero sea como sea hay que conseguirlo y salir adelante y ser uno mismo y no solo no avergonzarse si no estar bien orgullosos de ello. Aunque lo diga muy así, con seguridad y firmeza, aún hoy me cuesta mucho conseguirlo a veces... en la vida en general, pero hay que seguir luchando hasta conseguirlo. En el caso concreto de la literatura igual, porque como dices, y no puedo darte más que la razón, "tus aficiones son lo más íntimo, privado y personal que tienes, es la más pura esencia de ti mismo". Me ha encangtado esta frase y todo el post. De verdad, maravilloso. Te doy las gracias por esto porque es algo necesario en lo que a todos nos conviene reflexionar de vez en cuando. Un beso muy fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!
      Gracias, me alegro de que te haya gustado la entrada ^_^
      Lo de "la vergüenza era verde y se la comió un burro" es de mi padre XDDD
      Claro que sí, ese es el mensaje, ser uno mismo sin complejos. La sociedad es muy mala a veces, pero hay que aprender a respetarse a uno mismo, a sacar las cosas tóxicas de nuestra vida y a querernos!!
      Muchas gracias por tu comentario, de verdad, me alegro mucho de que te haya gustado el post.
      Besos mil!!

      Eliminar