miércoles, 3 de mayo de 2017

La letra escarlata (Nathaniel Hawthorne, 1850)


Resultado de imagen de la letra escarlata penguinArgumento: Ambientada en la Nueva Inglaterra de los puritanos del siglo XVII, La letra escarlata narra el terrible impacto que un simple acto de pasión desencadena en las vidas de tres miembros de la comunidad: Hester Prynne, una mujer de espíritu libre e independiente, objeto del escarnio público y condenada a llevar la «A» de «Adúltera»; el reverendo Dimmesdale, un alma atormentada por la culpa aunque digno de la estima general, y Chillingworth, un ser siniestro, cruel y vengativo, que maquina en la sombra.

Mi opinión: Esta es la lectura de mayo-junio del Club Pickwick. Me ha gustado mucho y me ha sorprendido porque esperaba algo mucho más denso y lleno de vocablos rebuscados, y en realidad me ha resultado ligero y, al ser de capítulos cortos, de lectura rápida. 


Creía que iba a ser en plan “el pueblo contra Hester Prynne” todo el tiempo, pero en realidad es un libro que habla del pecado de una forma muy alegórica. Además, hay sitio para los tres personajes principales: ella, Dimmesdale y Chillingworth; conocemos a los tres desde dentro durante la lectura y lo que mueve a cada uno de ellos.


El personaje de Hester me ha encantado. Es una mujer muy fuerte, que en realidad podría haber cogido un barco o una carreta y salir de ese pueblo, arrancarse la letra escarlata de sus ropas y cambiar de identidad, pero en cambio decide quedarse por amor a Dimmesdale y a las raíces que va plantando en el nuevo mundo. Dimmesdale, por su parte, me ha parecido un cobarde y no ha terminado de caerme bien (ni imaginándolo con la cara de Gary Oldman, que hizo de él en la peli del 95). Podrían haber huido, empezar de nuevo con su hija o que él confesase, pero prefiere permanecer en muda penitencia para conservar su carrera y cuando reacciona ya es muy tarde. A Chillingworth directamente le odié. También hay lugar en el libro para Pearl, la hija de Hester, todo un torbellino de niña que el autor se esfuerza, tal vez de forma exagerada, en presentar como casi diábolica por haber sido concebida fuera del matrimonio. No obstante, ese misticismo que rodea a la personalidad de la niña hizo que el personaje me gustase.

Hay muchas descripciones del pueblo, que no es otra cosa que Boston a sus inicios. Se explica la estructura jerárquica y el funcionamiento de aquellas primeras colonias, con los hombres destacados, los artesanos y granjeros, los indios y las costumbres de todos ellos. Además, aparecen personajes que existieron de verdad. Es una sociedad básicamente puritana, de las primeras vertientes estrictas, pero no por ello el libro me ha transmitido el agobio y oscuridad que esperaba, porque el castigo que se acaban poniendo los personajes es interior y privado. Aquí el escarnio trata más de los demonios propios y en realidad el libro es puramente psicológico. Todo ocurre años antes de los juicios por brujería y, aunque se nombra al Diablo y los akelarres, no es ni mucho menos el tema principal.

Si bien hay un par de capítulos que hablan de Chillingworth y son los que menos me gustaron, en general es una novela que he disfrutado mucho y hasta reelería en un futuro. Uno de mis capítulos favoritos ha sido “La niña junto al arroyo”, me han gustado mucho las descripciones del bosque, la luz, el paso del agua… En fin, una novela que me ha sorprendido para bien. 4/5

12 comentarios:

  1. Paso por encima que lo empiezo hoy! Pero que rapidez leyéndolo, eres la segunda persona que veo hoy que lo ha terminado en dos días!! Pasaré después a leerla entera. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, se me hizo súper ligero. A ti creo que no tanto XD
      Besos!

      Eliminar
  2. Madre mía Carol, ya lo has terminado!!! No he querido leer la reseña más que por encima. Volveré a ella cuando lea el libro... que aún no me ha llegado!!! Estoy ya que no aguanto!!! Me alegra que te haya gustado y que digas que no te ha parecido pesado sino lo contrario porque ese era mi miedo. Ahora lo voy a coger con muchas más ganas... si llega! Ejem... Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo devoré!! Jaja. Me pareció ligero, y al ser tan cortito... Tú lo has acabado ya?
      Besos!

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Lo tengo esperando su momento, no creo que tarde mucho en ponerme con él. Me animas con lo de que no te ha resultado nada denso y con lo de que te ha sorprendido. He leído tu opinión muy por encima porque quiero cogerlo sabiendo lo mínimo, ya te contaré que me parece a mi.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Pues en el club está habiendo de todo, de gente que dice que se le hizo pesadísimo e incluso abandonos a gente que, como yo, le ha parecido ligerísimo y lo ha leído en un plis. Espero de verdad que te guste!! :)
      Besos!

      Eliminar
  4. Ay, no quiero leer la reseña que todavía no he terminado y voy leyendo a un ritmo tortugoso. Me alegro que te haya gustado! Ahora que llega el finde me pondré a tope con el libro.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Hola, Carol. Para mí está siendo una relectura así que, aunque todavía no lo he terminado, ya sé cómo acaba. Estoy totalmente de acuerdo con tu opinión. Hester es una mujer muy fuerte y valiente que es capaz de sacrificarse por la gente que ama, no como otros... Ahí lo dejo.
    Me alegro mucho de que hayas vuelto con el blog (ya te daba por perdida) ^_^
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Ya, ya, como otros... llámese Dimmesdale. Vaya cobarde, en la película no es así!!
      ¡Gracias! He vuelto (espero) para quedarme :D
      ¡Besos!

      Eliminar
  6. Hola, Carol.
    Coincido plenamente con tu opinión. Bueno, hay una cosa que me sorprendió: creo que eres la primera persona que conozco que utiliza el adjetivo "ligero" para describir la prosa de Hawthorne. Siempre es interesante ver que no todos tenemos la misma perspectiva :).
    A mí el libro me gustó muchísimo, un clásico donde los haya. Pero había momentos en que se hacía algo pesado. A pesar de esa pequeña pega, es fantástico. Y sí: Dimmesdale era un cobarde, Chillingworth despreciable y también creo que el autor se empeñaba excesivamente en hacer ver a la niña como un ser diabólico.
    Me ha gustado la reseña. Con tu permiso, me quedo por el blog.
    Un abrazo,
    Sofía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Sí, sí, ligero me pareció. Igual influye que el año pasado leí un relato del mismo autor que sí me pareció más denso, y aquí esperaba lo mismo o peor. Y me llevé una grata sorpresa al ver que el libro me resultaba más liviano de lo que esperaba. Los capítulos que menos me gustaron fueron los de monólogo interior de Chillingworth, pero por lo demás, genial.
      Bienvenida al blog, encantada de tenerte por aquí ^_^
      ¡Un beso!

      Eliminar