martes, 7 de marzo de 2017

El cuento número trece (Diane Setterfield, 2006)


131174Sinopsis: Margaret, hija de un coleccionista de libros antiguos y escritora primeriza, acepta escribir la biografía de la misteriosa novelista Vida Winter, una mujer que, no obstante el éxito de sus libros, siempre ha rehuido el contacto con la prensa y ahora por fin ha elegido a Margaret para contar los hechos de su vida.

Mi opinión: Érase una vez un libro que compré hace siete años y que he leído ahora. Llevaba mucho tiempo en la estantería aguardando su momento, esperando tal vez a que pasara un poco la nube de la tremenda expectación que causó. Es cierto eso de que hay un momento para todo. Es un libro que parecía gustar a todo el mundo cuando se publicó; más tarde empezaron los comentario de "no era para tanto" (muchos de ellos vomitados con superioridad y desprecio). Y yo, la verdad es que preferí no dejarme influir por nada, esperar a que me llamase y leerlo despacito, cosa que he hecho porque ese es mi lema para este año. Qué bien se saborean los libros cuando se asimilan poco a poco, cómo se disfrutan y te llevan a su mundo. Pues bien, hace pocos días lo bajé de la estantería, lo comencé y, vacía mi mente de otras opiniones, decidí forjar la mía propia. 

Veamos, se pueden decir muchas cosas sobre El cuento número trece, tiene matices y homenajes para no parar. Lo primero que quiero destacar es que se nota que la autora es una gran amante de los clásicos de la literatura y no deja de demostrarlo, convirtiendo a sus personajes principales también en lectoras de Jane Eyre, Cumbres Borrascosas, La dama de blanco, Sherlock Holmes y tantos y tantos otros. Si tuviera que definir este hecho con una palabra, sin duda sería "amor". Amor por los libros y la literatura. Se palpa en cada página lo mucho que Diane Setterfield ama esos clásicos imperecederos, no deja de demostrar esa devoción y es una de las cosas que se trasmite con más fuerza en esta novela. Y no en vano estamos ante un homenaje en toda regla a la literatura gótica, aquella de páramos, de niñas solitarias, de secretos, de cortinas espesas y mansiones llenas de polvo de años. Esa ambientación también hace especial a El cuento número trece; personalmente me transmitió mucha paz.

Es cierto que el libro también tiene momentos algo fantasiosos e incluso rebuscadillos, pero en mi opinión todo forma parte del espectáculo, pues esos hechos me han parecido un homenaje a los momentos pasionales de la literatura gótica, a esos personajes que amaban con locura y desfallecían o morían por ello. Además, tenemos un gran misterio en una mansión solitaria, con dos hermanas gemelas extrañas y peculiares. No hay que ser muy espabilada para empezar a atar cabos y darse cuenta de qué está ocurriendo y cómo va a acabar todo, porque además también se van dando algunas pistas que hay que saber captar. Es decir, no es demasiado obvio el giro final, pero con atención es deducible en cierto modo, sobre todo cuando somos conscientes del libro al que hace homenaje directo de entre todos y que no para de nombrarse: Jane Eyre. Soy muy fan de ir haciendo teorías locas mientras leo un libro y con este no ha sido menos. Imaginé ciertas cosas, en algunos momentos iba incluso por delante de los descubrimientos que va realizando poco a poco el personaje de Margaret, pero en otros asuntos ha conseguido darme alguna sorpresa. Y eso es muy bueno.

Sea como sea, es una lectura que he disfrutado mucho y, sí, consiguió intrigarme. Para mí está narrada con acierto, tratando de imitar el estilo clásico, salvando las distancias pero con mucha dignidad. Es una historia triste, de personajes con corazones rotos, de mujeres obligadas a guardar secretos y sufrir en silencio. ¿Qué más da que no sea sesuda o que no utilice vocablos rimbombantes? No es necesario, lo importante es todo lo que esconde y transmite una historia o sus personajes (que por cierto, alguno de ellos es la ternura personificada), la gracia está en dejarse sorprender y disfrutar leyendo. Así que esta es la verdad sin artificios, sin vergüenza ni reparo: me ha gustado El cuento número trece. Me ha gustado mucho. Le perdono cualquier posible detalle cogido con pinzas que pueda tener, pues para mí pesa más la intención, el homenaje, el poso de las cosas buenas que he sacado al leerlo. Ya está dicho. Y no me siento tonta ni nada.

8 comentarios:

  1. Qué bien que lo hayas disfrutado tanto. Yo lo leí hace cinco o seis años y también me gustó, me encantó que tuviera tantas referencias literarias y disfruté mucho con ese ambiente misterioso. Creo recordar que ya por el final me rechinó alguna cosa relacionada con la protagonista que me pareció que sobraba pero no lo recuerdo muy bien, la verdad es que al leer tu reseña me han entrado ganas de releer la novela. Por cierto, tiene adaptación, yo la he visto y como no me acordaba mucho del libro pues la disfruté también, me pareció entretenida.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, hacia el final apunta a una posible historia de amor entre Margaret y el médico de la señorita Winter y eso no me gustó mucho. No sé si te refieres a eso, pero a mí personalmente me chirría que algunos autores tengan la manía de tener que emparejar a tooodo el mundo. Está claro que no es un libro perfecto al 100%, pero es muy entretenido y la ambientación hace mucho ^_^
      La peli la vi al día siguiente, después de acabar el libro, y me pareció más flojilla y que algunas cosas me gusta más cómo se resuelven en el libro, pero también me pareció muy entretenida. ¡Se me pasó volando!
      ¡¡Besos!!

      Eliminar
  2. Es un libro que leí antes de hacerse tan popular, por lo que iba sin expectativas. Y sí, me gustó, me pareció entretenido y adictivo. Otra de las cosas que me gustaron fueron las referencias literarias, vamos la metaliteratura.
    No he visto la película, así que de ella no puedo opinar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es mejor leer un libro antes del boom, o como en mi caso mucho después, porque el bombardeo de información suele cansar y acaba siendo hasta contraproducente muchas veces, así que lo leíste en el mejor momento!!
      La peli es más flojilla, como siempre faltan cosas o son diferentes, pero es muy entretenida!!
      Besos :)

      Eliminar
  3. Hola!! yo lo leí hace poco también, me gustó bastante,lo leí antes que Jane Eyre y después me di cuenta de la influencia que ha tenido en la novela, es una mezcla de todos los clásicos que nombra., yo también soy de teorías rebuscadas pero casi nunca a cierto! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Ya ves, para mí las referencias a Jane Eyre estaban claras desde el principio, por eso no me sorprendió tanto el giro (no quiero soltar spoiler por si alguien lee esto, pero hablo del fantasma de la casa). Y bueno, me pareció un homenaje buenísimo a toda la literatura clásica y gótica. Me parece un libro super digno! ^_^
      Lo de las teorías locas habría que apuntarlo, porque a veces pasa cada cosa por la mente... xDD
      Besos!!

      Eliminar
  4. Yo lo leí hace muchos años y también me gustó mucho; fue uno de esos libros con los que disfruté y no quería que se acabase. Sin embargo, con El hombre que perseguía al tiempo tenía unas expectativas muy altas y me decepcionó totalmente: nada que ver con el anterior. Espero que la autora saque algo que me guste tanto como El cuento número trece.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya.. Solo tiene esos dos libros, ¿no? Yo la verdad es que dejaré pasar un tiempo hasta leer el otro, porque quiero retener el buen sabor que me ha dejado El cuento número trece. A ver si hay más suerte con su siguiente novela ;)
      ¡Besos!

      Eliminar