domingo, 12 de febrero de 2017

Shirley (Charlotte Brontë, 1849)


Sinopsis: Shirley nació explícitamente de la vocación de Charlotte Brontë de hacer "algo real, frío y sólido". Con este principio, escribió su única novela en tercera persona, reuniendo la experiencia individual con el destino histórico de la colectividad. Rober Moore, "hombre importante, hombre de acción", dueño de una fábrica textil sacudida por los efectos económicos de las guerras napoleónicas y por el temor de los obreros a la revolución industrial, se debate entre el amor callado de su prima Caroline y la admiración apasionada de Shirley.

Mi opinión: A riesgo de parecer osada, diría que tras haber leído los cuatro libros de Charlotte Brontë, "Shirley" es el que más me ha gustado (digo esto habiendo leído "Jane Eyre" hace más de diez años y teniendo pendiente una relectura de "Villette" en condiciones diferentes a cuando lo leí la primera vez), siendo el que menos "El profesor". 

"Shirley" es el claro ejemplo que de existen dos tipos de libros lentos: 1) los lentos en los que no ocurre nada, no te llevan a ningún sitio y son perfectos para aburrirse; 2) los lentos que poquito a poquito te van contando cosas con delicadeza, te van haciendo partícipe de las vidas de los personajes y los paisajes que frecuentan y te van introduciendo de una forma en la historia en la que al final parece que estás dentro del libro y conoces a los personajes de toda la vida. Sobra decir que "Shirley" se encuentra en el segundo grupo.



Me gustó y enganchó de principio a fin. Decidí tomármelo con calma y saborearlo y la experiencia ha sido de lo más envolvente y satisfactoria. Además, los personajes están todos perfectamente construidos y, aunque haya algunos que acaben cayendo un poquito mal, están tan bien hechos que precisamente esa maldad que gastan queda de lo más real. No en vano están inspirados en personas reales, conocidos y vecinos de Charlotte. Y entre eso y lo pausado de la narración queda todo de lo más realista.


Nuestras dos protagonistas, Caroline y Shirley, son tan opuestas y a la vez se complementan tan bien y son tan buenas amigas que se convierten en dos personajes memorables e inolvidables. Shirley, inspirada en Emily Brontë, es todo carácter, ímpetu y osadía; Caroline (con la que me he sentido más identificada, y no solo por el nombre) es más melancólica, reflexiva, pasa gran parte del libro estancada con su vida y sus sueños. Y cada una tiene algo que aportar a la otra. Ellas dos, con sus personalidades, su carácter y sus reflexiones feministas, son la esencia y la vida de esta novela. Fascinantes.

Ha sido un placer leer al fin este libro y compartirlo con dos grandes amigas (Elena y Magrat) en lectura conjunta. Jamás olvidaré nuestras teorías locas, nuestras exaltadas notas de audio con los giros del argumento, los shipeos... Todo ello sin duda ha enriquecido todavía más la experiencia de leer "Shirley". Mi primera gran lectura de 2017.

6 comentarios:

  1. Pues con Villette aún pendiente me apunto Shirley también, porque con lo que me gustó Jane Eyre no puedo esperar más para leer estos dos.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, por hoy diría que Shirley es casi mi favorito de Charlotte, a falta de releer Jane Eyre "de mayor". ¡Seguro que te gusta! ;)
      ¡Besos!

      Eliminar
  2. jajajaja ha sido totalmente inolvidable, sobre todo eso, las teorías locas xDDDDDD
    Qué novelón! Nos ha marcado, Carol! Yo es que ya adoraré por siempre a Charlotte por regalarnos estos grandísimos personajes y esta historia tan genial :)
    Un bsazo amigui

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, qué mentes tan locas tenemos, con esas teorías turbias de amor prohibido xDD
      Acabamos Shirley hace tiempo y sigo pensando mucho en ella. Dentro de unos años la releeré seguro!! ^_^
      Besos mil!!

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Cada vez tengo más ganas de descubrir a las hermanas Brontë, este año pretendo leer tanto 'La inquilina de Wildfell Hall' como 'Jane Eyre'.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en lo de los libros lentos, los hay que son lentos pero te van contando algo y los hay que no llegan a ningún puerto. Estos segundos suelo acabar dejándolos porque si no me van a aportar nada... Y la verdad es que leer de forma conjunta es una maravilla, ir comentando todo lo que se te ocurre e ir disfrutando de la lectura.
    Ya te contaré que me parece Charlotte cuando me anime, al fin, con ella.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Yo tengo pendiente también La inquilina, me faltan los dos libros de Anne por leer todavía.
      Sí, yo también suelo abandonar libros que siento que no me llevan a ningún sitio. Hay un público para todo y pienso que ya se compensará con alguien a quien le gusten xD
      Sí, please, cuéntame tu experiencia con Charlotte, espero que te guste!! ;)
      ¡Un beso!

      Eliminar