viernes, 20 de octubre de 2017

Mi prima Rachel (Daphne du Maurier, 1951)

33617543Argumento: Philip Ashley, el narrador de esta novela, es un joven huérfano que ha sido criado por su primo Ambrose, un terrateniente de Cornualles veinte años mayor que él, en una gran casa aislada, de rutinas amables e incontestadas, sin conflictos y sin mujeres. Cuando el primo debe viajar a Italia por razones de salud, conoce a una mujer, Rachel, una pariente lejana educada en Florencia, viuda de un conde que murió en un duelo y la dejó cubierta de deudas. Se casa con ella y poco después muere súbitamente. “Juré que todo lo que Ambrose hubiera pagado en dolor y sufrimiento se lo devolvería a la mujer que los había causado”, se dice Philip al conocer la noticia. Pero apenas han pasado unas semanas y Rachel se presenta en Cornualles… y esa animosidad irracional que el joven sentía por ella se va convirtiendo poco a poco en una fascinación incontrolable que no disminuye a medida que las circunstancias de la muerte de su primo se revelan cada vez más sospechosas. Mi prima Rachel es una gran novela psicológica, llena de suspense, en la que Daphne du Maurier exploró, como en Rebeca, la influencia fantasmal en una casa de una figura ausente. Es también un sutil estudio de lo que un hombre cree que es una mujer y del accidentado viaje que dan los prejuicios cuando se enfrentan a una realidad inesperada.

Mi opinión: Segundo libro que acabo para el #LeoAutorasOct de 2017. Es una lectura que me ha gustado mucho, que me enganchó desde el principio y que me ha conquistado por sus personajes y ambientación. Es lo primero que leo de Daphne du Maurier y su forma de escribir me ha encantado, es muy atmosférica. Se puede sentir la naturaleza que describe, la bruma, el mar, la tierra mojada y el rocío, la soledad y aislamiento de los personajes en esa mansión tan alejada de todo donde transcurre la novela, en esa especie de microcosmos. Además, las costas de Cornualles son un marco incomparable (me acordaba de Poldark cada vez que se describe el entorno en el libro XD).

Es una novela muy ambigua, igual que el personaje de Rachel, casi del tipo de Otra vuelta de tuerca pero con un estilo mucho menos recargado (porque no hay nada tan excesivamente adornado como la literatura de Henry James). En fin, me ha parecido que tanto el libro como el personaje han jugado conmigo hasta el final. 

Por momentos Rachel, siempre enlutada y sigilosa, parece una villana envenenadora, una viuda negra; por otros, una mujer solitaria que lucha por hacerse un hueco en un mundo exclusivamente gestionado por hombres (y esa es la versión que más me gusta). Con todo, es un personaje fascinante a más no poder. La narración la lleva su primo Philip, así que todo lo que se cuenta son las percepciones de Rachel que tiene él, en muchos casos y, según mi opinión, puras paranoias. Lo que está claro es que toda la fuerza y el  atractivo que un personaje pueda tener se los lleva Rachel. Sin embargo, es junto a Philip cuando todo cobra sentido y se balanza. Debo confesar que él me cayó mal y hubo momentos en que lo llegué a odiar, me parecía muy estúpido. Es un personaje lógicamente voluble, que se deja dominar por Rachel, que cae en su embrujo rápidamente y se ciega, que la ve perfecta en todo, a pesar de que sus allegados le advierten sobre las rarezas de su prima, pero ahí está la gracia de la ambigüedad de la novela. Sin Philip la novela tampoco sería lo que es. Por eso, Rachel y él se complementan a la perfección y son el equilibrio de la trama. Él en general es un chico egoísta, cabezota, con un punto de rebeldía… joven al fin y al cabo. Y encima enamorado. Es muy pasional, cosa que se deduce de su inexperiencia y desconocimiento del mundo y el género femenino. Y todo ello le acaba pasando factura. Podría estar horas hablando de esos dos personajes, que no son nada el uno sin la otra. Hay tantos y tantos matices en cada gesto y conversación…

Siguiendo con los personajes, me gustaría señalar también a Ambrose, el primo de ambos y segundo marido de Rachel. Sale muy poquito al principio, fallece casi en seguida, pero es impresionante lo firmemente presente que está en toda la novela, con mucha fuerza, a través de cartas antiguas o encontradas por sorpresa, a través de los retratos suyos que hay por la casa, de su recuerdo y del propio Philip, viva imagen de un Ambrose más joven. Es increíble cómo se llega a sentir su presencia sin estar físicamente en la novela, como si fuera un personaje omnipresente que lo observa todo.



El resto de personajes también deja esa sensación aun cuando no están en escena o aparecen poco, pero hay uno que me cayó genial y llegó a conmoverme en un momento concreto (le regala un retrato suyo a Philip en el cumpleaños del joven): Seecombe, el mayordomo. Un señor abnegado, cuya labor trasciende sus obligaciones laborales. Es un hombre que ama la casa donde trabaja desde hace tantos años, la tierra en la que ha pasado su vida y a Philip, a quien ha visto crecer y no ve ya como al amo, sino como lo más parecido a un hijo. Y me da mucha rabia que en muchas ocasiones Philip no le corresponda. Es un personaje que me ha recordado a los momentos más tiernos de Downton Abbey entre los criados y los señores, un personaje que ha dado su vida a los señores Ashley, con quien llega a haber complicidad y respeto (más con Ambrose que con Philip).

Otra cosa a destacar es que la novela se publicó en 1951, que la propia autora nació ya en el siglo XX, y que sin embargo la acción del relato transcurre en el siglo XIX. Vale, puede parecer que esto no tenga nada de especial, hay muchas novelas que miran al pasado y sus autores están separados en el tiempo de los hechos por miles de años. Pero es que Mi prima Rachel parece que haya sido escrita precisamente en la época en que se desarrolla por alguien que vivió en ese momento. Parece un clásico decimonónico por completo. Te lo crees, te da el pego.

En fin, es un libro donde todo cuenta y todo tiene algo que aportar, desde los personajes hasta la ambientación, la casa, la comida y el paisaje. Creo que es de esas narraciones que se quedan ahí, en la cabeza para siempre, que un día vuelves a pensar en ella, recapacitas y encuentras cosas nuevas. Siempre me acordaré de la ambigüedad de Rachel y su propósito real (¿víctima o verdugo?). Fascinante. Ha sido un primer contacto con Daphne du Maurier que me deja con ganas de más, genialmente escrito y envolvente, lleno de malentendidos y dobles interpretaciones que te hacen aparcar el libro, parar el mundo y dejarte recapacitando y asimilando lo que acabas de leer. 


Rachel, mi tormento…

5/5

miércoles, 18 de octubre de 2017

Black Mirror (Temporadas 1, 2 y 3)

Hoy vengo a hablar de la última serie que he visto: Black Mirror. Es una serie británica que se estrenó en 2011 y cuyas temporadas se emiten cada tres años. De momento hay tres y se ha confirmado la preparación de una cuarta. Son temporadas cortitas; la primera tiene tres capítulos, la segunda cuatro (uno de ellos es el especial de Navidad), y la tercera seis. Todos ellos son historias independientes y con actores distintos, son casi como mini-películas (o no tan minis, porque algunos duran hasta hora y media).

Es una serie original de Netflix y, por lo tanto, la disfruté a través de esta plataforma. Fue empezar y engancharme, de hecho tardé cuatro días en verla toda, y es que lo de que sean capítulos autoconclusivos ayuda a darte curiosidad por el siguiente e impulsarte a ver más y más, para ver de qué trata o quién sale (las actrices y actores son siempre rostros muy conocidos, generalmente de la televisión británica). Me recordó un poco en formato a Más allá del límite, serie de los 90 que hizo mis delicias cuando era pequeña y en la que cada capítulo era también autoconclusivo y pesimista. 

Las tramas de Black Mirror, la mayoría de tintes catastróficos, se encuadran dentro del género distópico, la ciencia ficción y algún que otro capítulo incluso roza el terror. El universo en el que se mueve la serie en algunos capítulos es el mismo y en otros no, pero creo que en realidad podrían verse en cualquier orden, aunque yo lo hice en orden de emisión. Es una serie que muchas veces impacta fuerte y que habla, sobre todo, de hacia dónde puede llegar el mundo de la tecnología y las redes sociales, que podría afectar de forma nefasta a la sociedad o la política (pero... qué digo, si ya lo hace). También toca el tema de la manipulación de los medios, algo muy interesante y de máxima actualidad. Es todo muy turbio y desolador y nos hace darnos cuenta de lo absurdo que es todo ahora mismo, en especial la importancia que se le da a un "me gusta".

Como ejemplo, hay un capítulo en que los humanos se convierten en esclavos voluntarios que van acumulando créditos con su trabajo, para que cuando tengan los suficientes se puedan presentar al casting de un reality tipo La voz y de la noche a la mañana ser ídolos, semidioses de masas. Me pareció muy ridículo desde los dos puntos de vista, el cantante y el fan. De repente sale alguien por la tele y ya lo admiras. No va muy desencaminado con respecto a ciertos programas que se pueden ver hoy en día. Luego, hay otro capítulo en el que los humanos tienen unos implantes que les permiten revisar sus recuerdos y que otros los vean. Imaginad: chantajes, infidelidades... Todo al descubierto. O, por ejemplo, otro capítulo en el que ya no te dan likes por tus fotos o comentarios en las redes sociales, sino a ti mismo como persona. Y de cómo los dislikes te llevan a un mundo oscuro de ostracismo. En fin, que es una serie que nos muestra dónde podría llegar todo y nos hace ver lo ridículo de volcar tu vida en las redes sociales, la hipocresía imperante, la vulnerabilidad de nuestros datos y acciones e, incluso, lo fácil que sería chantajear a un gobierno y hacer que un país entero se tambalee con el uso del ciberterrorismo.

En fin, por mi parte Black Mirror queda recomendadísima, me ha encantado, por aterradora que pueda llegar a ser. Invita a reflexión seguro.

jueves, 12 de octubre de 2017

Amor no correspondido (Barbara Pym, 1961)

Sinopsis: Dulcie Mainwaring, la heroína de este libro, es una de esas "mujeres excelentes", aparentemente desinteresadas, que siempre está ayudando a los demás pero que no es capaz de cuidar de sí misma, especialmente por lo que concierne al terreno amoroso. En Amor no correspondido, una novela a la altura de las mejores comedias inglesas, Pym, con su característico sarcasmo y sentido del humor, nos presenta un delicado enredo amoroso, colmado de sueños incumplidos y secretos ocultos.

Mi opinión: Esta es la primera lectura que acabo dentro de la iniciativa #LeoAutorasOct de 2017 y no podría haber empezado mejor. Mucho y muy bien había oído hablar sobre Barbara Pym, así que partí con grandes expectativas y esta vez no me han traicionado: el libro me ha encantado. No es perfecto, posee conceptos que incluso parecen haber envejecido (más abajo hablaré de esto y lo matizaré), pero con todo, ha sido una lectura deliciosa.

COMPARACIÓN CON JANE AUSTEN. BARBARA PYM COMO LA AUSTEN DEL SIGLO XX

Sí, constantemente he visto a Pym comparada con Austen, tanto por lectores como por críticos literarios, y ahora que he leído un libro suyo veo que es verdad. Puede parecer descabellado que con solo un libro me atreva a afirmarlo tan rotundamente, pero los elementos que ambas autoras comparten son más que evidentes. Quiero señalar que esto no es malo en absoluto, sino curioso, porque es casi como experimentar con la idea de cómo serían los libros de Austen si hubiesen sido escritos en el siglo XX.

Los elementos en común son: un grupo reducido de personajes que se encuentran y desencuentran constantemente en su ciudad y otras, románticos malentendidos, ironía fina a la hora de analizar y hablar de la sociedad, transmisión de melancolía y comedia al mismo tiempo, un párroco guapete (en los libros de Austen los párrocos pueden ser guapos mozalbetes o gusanos desagradables, y en Amor no correspondido es lo primero), mujeres fuertes que cuando se quedan a solas se comen la cabeza, nuevas amistades dispares entre gente aparentemente opuesta y un final que se resuelve en la última página. Lo mejor es que Pym hace incluso una referencia en esa página final a un libro de Austen en plan "si en Mansfield Park ocurrió...".

Lo único que cambia es la época, finales de los años 50 del s. XX, y hay cosas que se ajustan a ello, pero por todo lo demás la fórmula es muy, muy parecida. Se palpa Austen. Y también se nota en el ritmo pausado de narración, en el que parece que en un principio no está pasando gran cosa, pero hay que profundizar, pensar como piensan los personajes. Y sí, pasan cosas.

¿CONCEPTOS ANTICUADOS?

Hay momentos en los que da ese regusto, pero ¡alto! Siempre que esto pasa me digo (y recomiendo) que hay que situarse en el contexto histórico del momento en que se escribió o se inspira el libro. Y aquí, a finales de los 50, con la II Guerra Mundial relativamente fresca y esa sociedad inglesa tan conservadora, pues como que tiene sentido. 

Cuando empieza el libro da la sensación de que los personajes femeninos son como mujeres desesperadas a la caza de un marido, y es que en ese momento de la historia ser "la solterona" era todavía un tabú vergonzoso, un hecho que convertía a esas mujeres casi en parias sociales (ojo, que esto tristemente sigue pasando). Es extraño, porque en un libro de Austen esto puede parecer tan normal, sin embargo cuando hablamos del siglo XX ya nos crispamos, pero sí, ocurrió y sigue ocurriendo.

Confieso que yo misma me quedé un poco trastocada al ver a esas mujeres persiguiendo a un hombre desde el principio del libro, pero en seguida me situé en el contexto, me relajé y pude disfrutar de la novela. Según las vas conociendo y entiendes sus motivos para actuar de un modo u otro, todo cobra sentido.

PERSONAJES Y AMBIENTACIÓN

Los personajes femeninos son sin duda la gracia y la fuerza del libro. Desde su protagonista, Dulcie, que debe ser la mujer más positiva del universo, pasando por su hosca amiga Viola Dace, su sobrina la moderna, su vecina... y las muchas secundarias. 

Los personajes masculinos no me han gustado tanto. En especial el galán, Aylwin Forbes, me cayó fatal desde el primer momento, lo encontré mujeriego, mezquino y con un puntito de falso. No me molestaba tanto el hecho de que las mujeres lo persiguieran, sino que lo persiguieran a él. Me cayó bastante mejor su hermano (el párroco).

Y la ambientación es sin duda es otro punto fuerte de la novela, además de los personajes femeninos. Es una de esas ambientaciones tan bien narradas que te transportan al momento y al lugar. Me transmitía mucha paz. Las calles, el clima y hasta el florero de la mesa de centro están tan bien expuestos que esta lectura ha sido casi un viaje al Londres de los años 50.

CONCLUSIONES

Es un libro que me ha hecho disfrutar muchísimo, que me ha tenido por completo sumergida. Mientras lo leía no podía evitar pensar en lo bien que quedaría una adaptación de esto, porque era en todo momento como si tuviera los escenarios y los personajes delante de mí. Aun con sus puntos débiles creo que es una gran novela, hecha para el deleite. Es verdad que el final me habría gustado que fuera otro, no me ha molestado que acabe en la última página (a Austen se lo perdonamos y sobrevivimos, ¿no?), sino que habría preferido otro desenlace para Dulcie que el que la autora le da. Pero el camino, conocer a los personajes y la escritura de Pym sin duda merecen la pena. Ahora necesito leer más cosas suyas.

4/5

domingo, 8 de octubre de 2017

My beloved writers #1: Stephen King


Hace unos días tuve una interesante conversación con Magrat y Elena en la que me pedían recomendaciones sobre libros de Stephen King para leer en Halloween, pero que fueran libros de terror soft. Se me fue la pinza y les mandé varios audios de más de cinco minutos hablando de este escritor y su obra. Afloró la fangirl que hay dentro de mí. Me animaron a escribir esta entrada hablando de King, algo que ya había rondado mi mente (y más estando tan cerca de Halloween), y de paso creo que es el momento de empezar también esta sección para hablar de forma eventual de mis escritores y escritoras preferidos.

Los mil y un géneros explorados por Stephen King

Bien, pues hablando de Stephen King, antes de nada debo decir que no es solo un escritor de terror, aunque sea el género que más toque. Ha probado y publicado bastantes géneros y son muchos los que no lo saben, lo tienen encasillado en el terror. Y esto me da una pena terrible, porque fuera del género por el que es más conocido, ha escrito grandes novelas de fantasía épica, western, drama, históricas, de ciencia ficción, realistas, de sucesos paranormales no necesariamente terroríficos, relatos, colaboraciones, guiones... Incluso dentro del terror tiene novelas que dan mucho miedo, pero otras que no tanto, que son de terror suave o que incluso mezclan el terror con la comedia. 

Estilo literario

Esto no se puede negar: sean del género que sean, sus libros suelen gozar de un inconfundible toque fuerte de ironía y humor negro. Y es verdad, el estilo de King es inconfundible, escatológico, descriptivo y sin complejos. Puede que en un primer contacto no resulte fácil, incluso desagradable si vas con la guardia baja, pero una vez conectas con él, no puedes dejar de amarlo. Aun dentro de todo es normal que algunos libros te gusten más, otros menos y alguno nada de nada. El propio autor confirmó en una ocasión cuales eran los libros que se arrepentía de haber escrito, aquellos de los que se avergüenza. Pero hoy no voy a hablar de eso, sino de las obras ideales para empezar con él dependiendo de lo que busques en cuanto a géneros. La bibliografía de King es muy amplia y me voy a limitar a sus novelas más accesibles, conocidas y fáciles de encontrar. Voy a intentar explicar de qué van para que os hagáis una idea, pero sin caer en el spoiler.


¿Cómo empecé yo?

Antes de leer ningún libro de King mi primer contacto con su obra lo realicé viendo alguna de sus adaptaciones, como El misterio de Salem´s Lot, It (miniserie del 89), Ojos de fuego, Carrie, La zona muerta, El Resplandor... Y el primer libro que leí fue precisamente El Resplandor. Es una buena opción para empezar, no muy largo y de los libros más conocidos del tío Esteban.

Libros de terror


- El Resplandor: El Overlook es un hotel que por su emplazamiento cierra en invierno. El guardés y su familia deben pasar allí toda la estación cuidando de las instalaciones, pero empiezan a pasar cosas extrañas, parece que no están tan solos en el hotel como pensaban. Y además el niño tiene una capacidad especial para detectar visitantes del más allá. Este libro tiene una secuela que King publicó hace pocos años y es de terror más suave (Doctor Sueño).
- It: En Derry, un pueblecito de la costa este de Estados Unidos, desaparecen niños cada cierto tiempo de forma virulenta. Un grupo de chavales sabe que no son simples raptos, que hay algo más, algo ancestral, poderoso y terrorífico contra lo que intentarán luchar.
- Un saco de huesos: Un escritor viudo y con bloqueo se traslada a su casa en el lago para intentar relajarse y buscar la inspiración para escribir. Pero encontrará algo más. Es un libro que en su día consiguió darme miedo y que a su vez habla muchísimo de literatura. Es de mis favoritos.
- Cementerio de animales: Dos niños, apenados porque su mascota ha muerto, realizan un conjuro en su tumba para intentar resucitarla, pero se les va de las manos y lo que resucitan son los humanos en su forma más temible.
- Los chicos del maíz: Una pareja joven tiene una avería en su coche y para en un pueblecito aparentemente encantador. Pero pronto se dan cuenta de que no hay adultos, solo niños y adolescentes muy tétricos.
- El misterio de Salem's Lot: Es un libro de terror clásico en el que aparecen vampiros, fantasmas y mucho más. Los vampiros que aparecen aquí tienen escenas de lo más míticas dentro del género, que han trascendido más allá de la propia novela e incluso han sido parodiadas en Los Simpson.
- Cell: Es un libro de zombies. Todos los habitantes del planeta reciben una llamada de teléfono a la misma hora; si la contestan, se convierten en muertos vivientes. Un grupo de supervivientes, personas que por algún motivo no recibieron la llamada o no contestaron, trata de encontrar un lugar seguro antes de que sean devorados por las hordas de muertos.

Terror suave/Terror-comedia


- Joyland: Un joven en plena crisis universitaria decide pasar un verano trabajando en un parque de atracciones. Muy pronto se dará cuenta de que en el recinto ocurren cosas muy raras, y para colmo se entera que una chica fue asesinada poco tiempo antes en una de las atracciones.
- Christine: Esto es simple. Christine es un coche y le gusta matar a la gente.
- Maleficio: Un hombre (obeso y fanfarrón) atropella a una mujer de etnia gitana y la mata. El atropello se comete por una imprudencia del conductor, pero en el juicio sale impune, así que el marido de la fallecida se toma la justicia por su mano y el echa al criminal una maldición que hace que vaya perdiendo más y más peso.

Thriller

- Misery: Este es uno de mis favoritos de King sin duda. Es thriller, no da miedo pero a nadie le gustaría verse en esta situación. Un escritor de éxito sufre un accidente de tráfico, se rompe las dos piernas y es rescatado por una mujer que confiesa ser su fan número uno. La señora lo lleva a su casa y decide retenerlo y maltratarlo hasta que él escriba solo para ella el siguiente libro de su saga más famosa, Misery.

Sucesos paranormales

- Carrie: Esta es una historia sobre bullying hacia una adolescente nada sociable, hija de madre soltera, maltratadora y fanática religiosa. Tristemente parece una historia normal, pero hay algo más: la chica descubre que tiene telequinesis a raíz del cambio hormonal tras su primera menstruación. Fue la primera novela que pubicó Stephen King y la escribió cuando trabajaba como profesor y vivía en una autocaravana con su familia.
- La Milla verde: El título del libro hace referencia al corredor de la muerte, donde van los presos condenados mientras esperan su ejecución. El género se encuentra en el drama más humano, pero cuenta con un componente sobrenatural amable y bonito, que no da nada de miedo. La adaptación es asombrosa, un calco del libro.
- La cúpula: Un día cualquiera un pueblo de Estados Unidos queda atrapado bajo una cúpula irrompible. ¿Cómo ha llegado allí? ¿De qué material está hecha? ¿Será un experimento social o algo más? La convivencia y la naturaleza humana son puestas al límite en esta novela que engancha en cada página.

Fantasía

- Los ojos del dragón: Es una historia de fantasía clásica al uso. Un príncipe heredero encerrado en una alta torre, una madrastra malévola, hechicería y misterios.

Recopilaciones de relatos (generalmente de terror)

- El umbral de la noche
- Las dos después de medianoche
- Las cuatro después de medianoche
- El bazar de los malos sueños
- Todo oscuro sin estrellas
- Las cuatro estaciones

Y luego, después de todo esto tenemos también la saga de La Torre Oscura, que tiene un poco de todo: western, terror, ciencia ficción... El universo de Stephen King es complejo en el sentido de que algunos libros están conectados con esta saga, pero si se leen sueltos tampoco pasa nada, es algo que se puede hacer perfectamente. Me dejo cosas en el tintero pues, como decía, este es un autor muy prolífico, pero con esto para empezar creo que ya es bastante. A partir de aquí cualquiera puede ya ir investigando y descubriendo nuevos títulos para engrosar su lista de lecturas.


domingo, 1 de octubre de 2017

Los libros de septiembre

En el mes de septiembre leí dos novelas, una biografía y dos pequeños cómics. En total cinco lecturas, tres autoras y dos autores. Aquí van mis opiniones de forma breve de esos cinco títulos.

Jude el oscuro (Thomas Hardy, 1895)

19441088Sinopsis: En la peripecia de Jude Fawley –en el abandono de su mujer, en su renuncia forzosa a seguir estudios universitarios, en la relación ilícita, tortuosa y vagabunda que emprende con su prima Sue-, Thomas Hardy quiso basar “una fábula trágica” con el propósito de “mostrar que, como dice Diderot, la ley civil debería ser sólo el enunciado de una ley natural”. Sin embargo, esta personal ilustración del conflicto entre la ley y el instinto fue acogida con tanta saña y escándalo por sus contemporáneos que un obispo hasta llegó a quemarla públicamente.

Mi opinión: Libro que sin duda invita a la reflexión por su cantidad de ideas adelantadas y modernas, como si Hardy hubiese visto por un agujerito el futuro más cotidiano de la sociedad. Entiendo que escandalizase tanto en su época, ya que se habla de parejas viviendo juntas sin casarse, personas que manifiestan su ateísmo, divorcios, sexo fuera del matrimonio... Y también se crea una fuerte crítica a la propia época vivida por los personajes y sus conveniencias sociales, que son capaces de destrozar vidas por culpa del extremo decoro y las estrictas normas de decencia y del qué dirán. No fue lo que esperaba en cuanto a argumento se refiere, porque me lancé a la lectura con una idea en mi mente que había preconcebido yo sola a raíz de la polémica que causó la novela tras su publicación (me imaginaba el 50 sombras de Grey victoriano, pero no lo es en absoluto). Es un libro complejo del que se puede sacar punta de absolutamente todo, con personajes más complejos todavía, que unas veces vas a odiar y te van a agotar, y que otras veces vas a comprender y compadecer. Leer este libro ha sido una montaña de emociones en cada página, ha sido muy intenso. Y compartir la experiencia en lectura conjunta, compartiendo opiniones e impresiones casi al momento, ha hecho de esta novela una experiencia muy enriquecedora. 4/5

Un cuento de los pequeños Eternos #2. La fiesta de Delirio (Jill Thompson, 2001)

36251295Sinopsis:  Las diminutas versiones de los Eternos (poderosa familia surgida de las páginas de Sandman, de Neil Gaiman), regresan por demanda popular en La fiesta de Delirio: Un cuento de los pequeños Eternos. En un intento por liberar de una vez por todas a Desespero de su infelicidad, la pequeña Delirio prepara una fiesta para su amargada hermana e invita a sus hermanos Sueño, Destrucción, Deseo, Destino y Muerte. Pero cuando la organizadora de fiestas es la personificación del delirio, el acontecimiento promete ser tan estrafalario e impredecible como el color de su pelo. Que la fiesta sea un tremendo éxito o termine en lágrimas, es una verdadera incógnita… Gracias a su divertida prosa y a las preciosas acuarelas de la multipremiada Jill Thompson, La fiesta de Delirio: Un cuento de los pequeños Eternos es una obra digna de recordar por siempre jamás... y por lectores de todas las edades. 

Mi opinión: Delicioso spin-off de Sandman, recomendado para todos los públicos y en una edición preciosa. Las coloridas ilustraciones de Jill Thompson (a página completa) están realizadas para perderse en ellas y observarlas al detalle. El relato es simpático y entrañable. Una preciosidad de librito. No he leído la primera parte pero no tiene importancia; son historias independientes. 5/5

Circus (Ana Juan, 2010)

36297453Sinopsis: Circus cuenta la historia de dos niñas gemelas que una tarde de tormenta, mientras juegan en su jardín, son arrastradas por un oscuro ser, a la vez árbol, mujer y araña, al interior de su casa, que convierte en un misterioso circo. En él se desenvuelve una función en la que participan personajes enigmáticos y que alcanza poco a poco un grado dramático que acaba arrastrando a las propias niñas.

Mi opinión: Nunca había "leído" nada como esto. Y lo pongo entre comillas porque no hay nada que leer: la historia se cuenta solo con ilustraciones a doble página. Me gusta mucho cómo dibuja Ana Juan (la descubrí el año pasado gracias al tomito ilustrado de Wakefield), la atmósfera que crea en sus obras siempre es oscura e inquietante. Circus me ha parecido original, envolvente y muy recomendable. 5/5

Tiempos difíciles (Charles Dickens, 1854)

17725574Sinopsis:  En Coketown, trasunto de cualquier ciudad industrial de la Inglaterra victoriana, el rígido y práctico director de escuela Thomas Gradgrind y su socio, el presuntuoso y mezquino empresario Josiah Bounderby, imponen su ley y su estrecha y árida visión de la vida a alumnos y obreros, cada uno en su ámbito. A través de la trama de Tiempos difíciles, que entremezcla las vidas y peripecias, ilusiones y desdichas de estos y otros personajes, como los hijos de Gradgrind, Tom y Louisa, y su compañera Sissy Jupe, o el obrero Stephen Blackpool, Dickens expresa que no hay acción sin consecuencia, pero que la esperanza siempre es posible. 

Mi opinión: Y con todos ustedes el libro de Dickens que menos me ha gustado hasta la fecha, sintiéndolo mucho. Estaba convencidísima de que me iba a encantar, pero he encontrado algo muy diferente a lo que esperaba: una trama desordenada, previsibilidad y personajes viles con pocos matices, como si estuviesen a medio hacer. Encima, los personajes que en un principio más me gustaban acaban desapareciendo como si nada (Stephen y Sissi), y regresan cuando la empatía se ha disipado, así que al final no he llegado a conectar con ninguno ni con lo que estaba sucediendo en la novela. Esperaba una historia más enfocada a la Revolución Industrial, algo tipo Norte y sur de Gaskell, pero he encontrado un compendio de tramas remezcladas y descentradas que no me ha hecho sentir pasión por el libro en ningún momento. Al principio era una sensación de "no me aburre necesariamente, pero no acaba de engancharme. Con todo, puedo soportarlo", pero hacia la mitad el aburrimiento y el cansancio fueron aumentando y casi he acabado el libro por pura cabezonería. Reconozco que hay momentos que me gustaron un poco más que otros y encontré muy bien escritos, pero muy pocos. No he encontrado en esta novela al mejor Dickens y me da muchísima pena. Es como que lo he acabado y siento que es un libro del que ya me he olvidado y que no me ha aportado nada. 2/5

Antón Chéjov. Vida a través de las letras (Natalia Ginzburg, 1989)


Sinopsis:  Con su intuición de las constelaciones familiares y de las pasiones calladas, Natalia Ginzburg narra la vida breve de Antón Chéjov (1860-1904), desde su juventud en Taganrog y sus primeros años en Moscú, los inicios como escritor humorístico y su trabajo como médico rural, hasta su viaje al campo de Sajalín, sus primeros éxitos como autor teatral, la enfermedad, los últimos años en Yalta y la muerte prematura en Badenweiler. En este hermoso libro, como si se tratara de uno de aquellos azares del destino, la escritora italiana consigue de manera asombrosa ese tono que el retratado dominaba de manera magistral, y nos ofrece un pequeño pero hermoso bocado de quien fue, es y será siempre uno de los mejores retratistas del alma humana.

Mi opinión: Una forma amena y tremendamente bien escrita de conocer la vida de Chéjov. Ayuda a entender su forma de pensar y la razón de que sus cuentos sean tan oscuros y deprimidos (en su mayoría). Me ha dejado con ganas de leer su obra del tirón, algo que me planteo hacer desde hace tiempo, ya que tengo los volúmenes de sus cuentos completos. Este libro también me ha descubierto aspectos de la vida de Chéjov que desconocía por completo, como por ejemplo que era médico, la cantidad de veces que cambió de casa y ciudad, sus viajes, amistades y familia, su peculiar relación con Tolstói y su larga enfermedad. Sin duda, una pena absoluta su prematura muerte con tan solo 44 años. Lo único que no me ha gustado del libro es que a veces, de sopetón, la autora te destripa alguno de los cuentos de Chéjov y te revienta el final. Me tuve que saltar un poco esos momentos, que eran solo unos parrafillos, pero es que los spoilers y tal... Me ha reventado dos cuentos que no he leído, pero espero que se me olviden hasta que vaya a leerlos. 4/5

domingo, 24 de septiembre de 2017

All Hallows Reads Book Tag

Estoy contentísima, porque Silvia del blog El Principio del Cuento me ha nominado para un booktag creado por ella y con preguntas halloweenescas sobre libros. Halloween es mi fiesta favorita y el terror un género que siempre me ha acompañado, tanto en literatura como en cine, ¡así que Silvia ha dado en medio! Vamos allá ;)
1- Casi estamos en Octubre, estás impaciente porque llegue Halloween, echas la vista atrás y recuerdas un libro que has leído especialmente por estas fechas.
El primero que me viene a la mente es Siempre hemos vivido en el castillo, de Shirley Jackson. Lo leí por las fechas de Halloween hace ya unos añitos, porque fue un regalo de cumpleaños (sí, mi cumpleaños está cerca de Halloween) y tenía tantas ganas de leerlo que mi lectura coincidió con la festividad. Y bueno, decir que me encantó y se convirtió en uno de mis libros favoritos. No es de terror, más bien habla sobre la depresión, pero tiene una ambientación muy inquietante y malrollera y unos personajes muy peculiares y poco usuales.
2- Te gusta mucho leer libros de terror o de misterio durante este mes pero hay uno que te dio bastante miedito.
En lo que respecta al terror estoy muy curtida. Crecí viendo pelis de miedo a hurtadillas, mi madre (apasionada del género) me descubrió y se quedó de piedra, pero comprobó que no me daban miedo alguno y, en fin, si no puedes con el enemigo, únete a él. Fue inútil impedirme ver esas pelis (en aquella época la mayoría joyas de la serie B), así que es una afición que hemos compartido desde entonces. También la compartíamos con mi abuela, pero ya no está con nosotras. Pero bueno, con este panorama es fácil adivinar lo complicado que es que alguna de estas historias me dé miedo, pero hay un libro que sin duda lo logró. Influyó que lo leí cuando vivía sola, la casa crujía, me sugestioné... y el libro la verdad es que me gustó más de lo esperado. Me lo regalo mi madre, por cierto, y es El traje del muerto, de Joe Hill.
3- Mientras todos salen y se disfrazan esa noche, tú te quedarás en casa disfrutando de una buena lectura. ¿Qué libro del género de terror o misterio vas a leer este año sí o sí?
Como voy a participar un año más en #leoautorasoct, para este año tengo previsto leer por esas fechas Tu nombre después de la lluvia, de Victoria Álvarez. Y si me animo y me da tiempo, la trilogía entera. Es una autora que tengo muchas ganas de leer y el libro tiene elementos paranormales. Y transcurre en Irlanda a principios del siglo XX. Creo que no se puede pedir más.
4- Libro inquietante que ansíes leer pero que aún no tienes (guiño sutil a amigos y familiares).
Tengo muchas ganas de leer La mujer de púrpura, de Jeanette Winterson. Os dejo el enlace a su ficha en Goodreads.
5- Hay algún indeciso que no se anima con el género de terror, qué libro recomendarías para que se inicie en él.
El Resplandor, de Stephen King. Fue el primer libro de terror "de mayores" que leí, así que...
6- Las películas de miedo inundan la televisión esos días ¿una adaptación que hayas visto de un libro terrorífico?
Procuro ver todas las adaptaciones y películas de terror que estén a mi alcance, así que voy a decir la última que he visto: It. Soy una friki del libro y de la miniserie del 89, me la sé de memoria porque hubo una época en que la veía casi a diario, aunque fuera a trozos, y ahora de mayor la veo al menos una vez al año, de forma ritual por estas fechas. El otro día fui al cine a ver la nueva versión, por supuesto en versión original, y me gustó mucho, pero me sigue gustando más cómo explica las cosas la versión antigua.
7- Las películas están muy bien pero no hay nada como un buen libro. Nombra un clásico y un libro contemporáneo del género que te hayan gustado.
Un clásico: Drácula, de Bram Stoker. Un contemporáneo: Entrevista con el vampiro, de Anne Rice (que tampoco es terror puro, pero aportó mucho al género de vampiros).
8- Y por fin llega la noche de Halloween y con ella los niños, que tocarán a tu puerta diciendo eso de “Truco o Trato” (léase con voz infantiloide repelentosa) y como no tienes golosinas decides sacar un libro de portada terrorífica para asustarlos. Libro con portada terrorífica que usarás para ahuyentarlos.
Mi portada de It es pura fiesta.
9- Pero los niños de hoy no tienen miedo a nada. Libro que debería haberte dado miedo y no lo hizo.
Muchos, la mayoría. Los leo porque el género me hace disfrutar, no sufrir. No me dan miedo. Pero venga, por decir uno... se supone que Otra vuelta de tuerca daba miedo, pero no.
10- Todos van disfrazados, personaje terrorífico que no te gustaría tropezarte esa noche.
Ya sé que no es de un libro, pero tal vez a Freddy Krueger.
11- Pasas por delante de tu estantería y ves ese libro de portada horrorosa a más no poder.

Pues sí, esa es mi edición de El retrato de Dorian Gray. Sinceramente, no sé en qué estaban pensando cuando la hicieron.
12- Libro de terror que esté entre tus favoritos.
Los cuentos de Edgar Allan Poe.
13- Invita a alguien a que haga este Book Tag y recomiéndale un libro para que pase la noche de Halloween leyéndolo.
Voy a elegir un blog y un canal de YouTube, así tenemos variedad de formatos: 

- Sheyla, del blog La Biblioteca Negra. No sé qué recomendarle, porque es una gran lectora del terror, una maestra del género. Alguno de Stephen King que no haya leído, porque este autor siempre es buena opción.
- María Alcaide, del canal La vida entre libros. Y le recomiendo, si no lo ha leído, Villette de Charlotte Brontë. No es de terror propiamente dicho, pero tiene cosillas y la ambientación merece mucho la pena.



martes, 5 de septiembre de 2017

Reflexión: La triste invisibilidad de la mujer escritora de clásicos

Recientemente he tenido en mis manos el libro Introducción a la literatura inglesa de Jorge Luis Borges y después de echar un vistazo a fondo me he quedado de piedra (aunque en cierto modo esperaba algo así), y es que se nos habla en este volumen de la literatura inglesa (obvio) desde la Edad Media hasta los comienzos del siglo XX y solo se cita a dos escritoras frente a cincuenta y tres escritores. Sí, los he contado por cabezonería. Estas señoras de las letras son Virginia Woolf y Victoria Sackville-West, y no se le dedica ni una página entera a cada una.

Que sí, que sí, que puede que haya más hombres que mujeres porque a ellos sí se les permitía publicar y sin seudónimos de otro género, o sin la firma de "Anónimo" en sus obras (estoy convencidísima de que más de la mitad de anónimos eran mujeres), pero no citar a Jane Austen o a las Brontë al menos, que son de las más conocidas... O a Mary Shelley... Lo siento, pero me parece imperdonable. Por muy introductorio que sea este libro creo que son escritoras básicas dentro de la literatura inglesa.

Y si nos ponemos a rebuscar son muchas, muchísimas las escritoras de clásicos ingleses que han llegado a nosotros y que merecen reconocimiento, mención y visibilidad. Y no solo ya inglesas, hay que entrar con todo: japonesas, americanas, alemanas, españolas (en nuestros institutos solo se nos habla de Carmen Laforet, y eso si hay suerte, porque a mí no me hablaron de ella, en cuanto nuestra literatura de clásicos femeninos es muy rica). ¿Dónde están todas esas mujeres escritoras?

Quiero hacer algo, quiero que se conozca a las escritoras de clásicos. Se me había pasado por la cabeza hacer un club de lectura de clásicos escritos solo por mujeres, pero no creo disponer del tiempo suficiente para gestionarlo, así que lo más probable es que me dedique a hablar de esos clásicos en este mismo blog, en entradas especiales. 

Tengo que pensarlo porque, sinceramente, creo que hay que hacer algo.

miércoles, 30 de agosto de 2017

#LeoAutorasOct 2017

Se acerca octubre y por segunda vez consecutiva este mes está dedicado en las redes sociales a la literatura escrita por mujeres. El año pasado ya participé, aunque lo hice a través del canal, y este 2017 no he dudado en volver a apuntarme a la iniciativa pero desde el blog (porque ya no hago vídeos). 

Antes de seguir os dejo aquí mismo el link a la web de #LeoAutorasOct donde se explica todo al detalle (cómo surgió la idea, qué hay que hacer...), pero básicamente se trata de leer durante octubre cualquier cosa escrita por mujeres: libros, cómics, ensayos, manga... de cualquier época y de cualquier género literario. No hay un mínimo ni un máximo de lecturas, la única condición es leer y visibilizar todo ese trabajo femenino en las redes sociales. Por supuesto, de todo ello se saca la gran experiencia de compartir y descubrir a nuevas autoras. Os aseguro que participando os podéis llevar muchas sorpresas positivas.

Entre las lecturas que me propongo hay un libro de relatos, siete novelas, doce tomos de manga, uno de no ficción y una trilogía. Me gustaría leer todo esto pero soy consciente de que puede que no me de tiempo, así que seguiré leyendo los libros de la lista en noviembre. De todas formas, debo decir que desde el año pasado mi número de libros leídos escritos por mujeres es mucho mayor que antaño.

Esta es mi lista para este año:

- Lady Susan y otras novelas (Jane Austen)
- Cranford (Elizabeth Gaskell)
- Amor no correspondido (Barbara Pym)
- The Good People (Hannah Kent)
- In Order to Live (Yeonmi Park)
- La inquilina de Wildfell Hall (Anne Brontë)
- Mi prima Rachel (Daphne du Maurier)
- El noviembre de Kate (Mónica Gutiérrez)
- La ternura de los lobos (Stef Penney)
- El dulce hogar de Chi (12 tomos) (Konami Kanata)
- Ciclo Dreaming Spires (3 libros) (Victoria Álvarez)


Y eso es todo. Compartiré mis reseñas por aquí y Goodreads, pondré fotos de los libros en Instagram (carolrodriguez83) y compartiré links en Twitter (@carol_r83).

viernes, 18 de agosto de 2017

Scream Queens (Temporada 1, 2015)

Ayer terminé la primera temporada de esta serie, que ha resultado ser un descubrimiento de lo más divertido. Los creadores son los mismos que hicieron Glee y American Horror History, y casi podría decirse que Scream Queens es una mezcla de ambas. Esta temporada es de 2015, así que me he subido al carro casi dos años después, pero en el momento exacto, ya que es justo lo que necesitaba: una propuesta ligera, divertida y sin complejos, que me sorprendiera y enganchara. Sin duda, he encontrado todo eso.  

Esta serie mezcla terror y humor como le da la gana, sin miedo al ridículo: el humor negro que ofrece se sitúa en el campo de lo absurdo. Hay risas, sangre, situaciones escabrosas, diálogos ágiles y personajes que no dejan indiferente. En especial me declaro muy fan de las Chanels, las típicas reinas de hermandad universitaria (por supuesto, exageradas, porque todo esto no deja de ser una crítica a las normas sociales de las hermandades y universidades estadounidenses), que son unos personajes patéticos pero sin duda las que más me han hecho reír.


El argumento me enganchó desde los enigmas que abre ya en el primer capítulo: 1995, en plena fiesta loca en la hermandad Kapa Kapa Tau, una de las estudiantes da a luz e inmediatamente muere desangrada. Veinte años después nos encontramos en la misma universidad, cargada de personajes variopintos, una ola de asesinatos en el campus y la intriga de quién será aquél bebé ahora, qué pasó con él y quién narices es el asesino.

No tengo palabras para describir lo divertida que me ha parecido esta serie, cada capítulo es una montaña rusa, cualquiera puede morir (incluso personajes principales), o estar entre los sospechosos. Los capítulos, trece en total, han pasado casi sin darme cuenta, son muy intensos y quiero más (ya estoy enfrascada en la segunda temporada). Enganche total es lo que he encontrado en esta celebración de lo absurdo, desde el primer momento al último. ¡Ah! Y caras conocidas de la pequeña y gran pantalla, como Lea Michelle, Abigail Breslin, Jamie Lee Curtis e incluso uno de los Jonas Brothers.

sábado, 24 de junio de 2017

Adopta una autora: "La casa del álamo" (Kazumi Yumoto, 1997)


34069128Sinopsis: Cuando Chiaki se entera de que su antigua casera acaba de fallecer, decide asistir al funeral. Y esa última visita a la anciana le devuelve a su infancia a través de unos recuerdos en los que se entrelazan la muerte de su padre, los viajes sin rumbo de su madre, una casa protegida por un enorme álamo, un niño que sabe escuchar, una joven que arroja comida a los gatos desde las ventanas... Y sí, la casera: esa mujer huraña con cientos de cartas en un cajón y el deber de llevárselas a los muertos en cuanto fallezca. La Casa del Álamo es una sorprendente novela que reconcilia el dolor de la pérdida con la esperanza de lo venidero.


Mi opinión: Este es el tercer libro que se ha publicado en España de Kazumi Yumoto y el tercero que leo de ella. Os recuerdo que es mi autora adoptada en el proyecto Adopta una autora. A riesgo de repetirme, quiero decir que me ha gustado mucho, incluso más que su aclamado Los amigos y Viaje a la costa. De verdad, espero que por favor continúen traduciendo más libros de ella, porque de momento esto es todo lo que tenemos.

Estamos ante una novela tremendamente sencilla, con un argumento de lo más simple y fácil, en el que perderse entre sus páginas acaba siendo una experiencia maravillosa. Es el colmo de la cotidianidad, no tiene nada de espectacular ni impactante, y puede que así no lo esté vendiendo demasiado bien, pero es que es precisamente en su "normalidad" donde alcanza la grandeza y llega al corazón. Es algo que podría pasarle a cualquiera, te lo crees y lo entiendes.

Me ha recordado en cierto modo a Los amigos en el sentido de esa amistad entre una niña y una anciana (en el primero era un grupo de niños con un anciano), y también a La fórmula preferida del profesor, de Yoko Ogawa. Es una de esas amistades de "porque no me queda más remedio" que acaban siendo entrañables y casi mágicas.

Y así estoy ahora, hipnotizada por este libro que no puedo dejar de recomendar. Ya me queda poco para terminar mi labor de adopción de Kazumi Yumoto, porque como os decía, de momento no tenemos más libros de ella traducidos, así que lo próximo que traeré será probablemente la última entrada de este tipo: mi trabajo de investigación, en el que os hablaré de la relación de la sociedad japonesa con la muerte. He elegido ese tema porque la muerte es el hecho más presente en los libros de Yumoto. Pero eso será otro día. 

sábado, 3 de junio de 2017

Adopta una autora: "Viaje a la costa" (Kazumi Yumoto, 2012)


29490477
Sinopsis: La joven Mizuki lleva tres años obsesionada por la misteriosa desaparición de su marido, al que la policía ya da por muerto. Una noche, él aparece de improviso en su cocina y, mientras devora sus dulces favoritos, le relata cómo murió ahogado en el mar. A la mañana siguiente, Mizuki comprueba que no se trataba de un sueño y acepta lo que él le pide: que lo acompañe en un último viaje a la costa donde se originó todo. En esta fascinante novela los vivos y los muertos se confunden a lo largo de un Japón enigmático donde los fantasmas resultan más reales que la gente entre la que deambulan.

Mi opinión: Hoy os traigo un nuevo aporte para Adopta una autora con este libro de Yumoto que leí en agosto del año pasado. Compré Viaje a la costa en cuanto salió e inmediatamente empecé a leerlo. En 2015 había leído otro libro de la autora que me gustó mucho, como ya sabéis: Los amigosNo tenía ninguna referencia sobre él, pero confié en mi positiva experiencia anterior con Kazumi Yumoto. 

Bien, pues este libro también me gustó. Es la típica narración japonesa en la que parece que no ocurre gran cosa, pero sí que ocurre. Está todo ahí entre líneas para quien sabe escuchar. Me repito, pero debo decir que lo espectacular de los autores japoneses está en la forma que tienen de narrar. Nadie describe los sentimientos y la melancolía como ellos. 
Este puede parecer un libro con una premisa tremendamente extraña y original, sobrenatural incluso. Da la sensación de que es el típico libro en el que nada es lo que parece, pero es lo que es, no hay más. No hay zombies en el sentido estricto de la palabra, ni finales inesperados; trata de los sentimientos, de la pérdida de un ser querido y cómo asumirla y de la labor interior de conocerse a uno mismo y a quienes creíamos conocer. 
La narración es delicada, pausada y hermosa. Es una novela sosegada, lenta, para saborear despacito. Sencillamente hipnotiza.






domingo, 21 de mayo de 2017

Reflexión: la vergüenza y la culpa

Últimamente estoy pensando mucho en este tema, en el de la vergüenza y la culpa, concretamente al leer un libro que gusta a todo el mundo o que nos han recomendado y a nosotros no nos acaba de cuajar. En serio, ¿por qué sentirse mal o culpable? ¿Es que hemos firmado en algún sitio que a todos nos tienen que gustar las mismas cosas? A mí antes me pasaba, me avergonzaba leer el libro del momento o el clásico imprescindible y que no me gustase. Pero ya no me pasa. ¿Por qué? Porque me di cuenta de que es ridículo, que es imposible y absurdo que al 100% de la población mundial le gusten o disgusten los mismos libros. Si existe diversidad literaria creo que es porque hay un público para todo y no tiene porqué ser algo malo. Quiero, desde este post, animar a la gente a que no le pase eso: no os sintáis culpables u os avergoncéis porque no os guste un determinado libro. Vosotros dictáis vuestras propias normas. Antes de continuar con esta reflexión quiero aclarar que no escribo esta entrada pensando en nadie ni queriendo atacar a nadie, lo hago porque día a día veo en las redes y en la vida real casos como los que os voy a escribir y me parece una práctica infame. Simplemente quiero manifestar mi rechazo hacia ese comportamiento que todos hemos sufrido y sufrimos alguna que otra vez, porque esas burlas rozan el acoso y la intolerancia.

LA ARDUA LABOR DE TENER QUE JUSTIFICARSE

¿Sabéis lo que más me molesta una vez habiendo asumido hace años que me gusta lo que me gusta y punto? Pues tener que justificarme una y otra vez porque las mentes obtusas de siempre no entiendan que para gustos los colores y para colores las flores. ME A-GO-TA. ¿En serio tengo que explicar hasta el día del juicio a las mismas personas una y otra vez por qué me divertí con El código Da Vinci o por qué odio Rayuela? ¿O que El Quijote no me pareciera para tanto? ¿O que haya leído Los pilares de la tierra tres veces? ¿En serio? Muy a menudo me pregunto de dónde sale esa prepotencia y ese creerse especial y más listo despreciando los gustos de los demás (y hablo de libros porque generalmente este es un blog de libros, pero todo esto es aplicable a cine, series, música, ropa, comida, preferencias viajeras...). Nadie tiene la razón absoluta, solo disponemos de nuestros gustos.

Bueno, pues eso, que cansa. Y queda ridículo por parte del instigador cultureta. Yo asiento con la cabeza por fuera y me descojono por dentro, que lo sepáis. Pero a veces también me cabreo, y es por la simple razón de que me parece una falta de respeto grave eso de "pero explícame eso de que no te gustó este liiibrooo" o "¿de verdad te gustó Los Juegos del hambreeee? ¡Si eso es para chiquillooos!". (Nota: leer estas dos frases poniendo voz de gilipollas). Pufff... qué agotamiento. Son dos preguntas que se pueden hacer, claro que sí, pero de otra manera, sin recochineo y aceptando que si te justifican una respuesta del modo que sea, lo más lógico es respetar esa otra opinión, porque nadie rige con obligaciones y normas los gustos mundiales, que yo sepa. Nadie es nadie para decirte lo que te tiene o no te tiene que gustar ni humillarte por ello. Lo malo es que por culpa de esos imbéciles que nos quieren hacer sentir inferiores o más tontos, nos acabamos avergonzando de nuestros gustos. Con lo bonito que es aceptarse a uno mismo, decirlo y darse cuenta de que el mundo no se detiene por ello ni los cielos explotan. 

- Petición seria: no queráis dejar en ridículo a una persona por tener gustos diferentes. Aquí nadie es más listo que nadie, que todos nacemos igual: solos y en pelotas. Hasta los catedráticos.
- Petición seria nº 2: no os dejéis avergonzar por un cultureta cualquiera. La mejor bofetada para el ego es la indiferencia.

UN MOMENTO PARA CADA COSA

Ese es mi lema. ¿No os ha pasado nunca eso de leer un libro en un momento de la vida y releerlo en otro momento diferente y verlo con otros ojos? Además de creer que los gustos cambian y se depuran con los años, creo que los estados anímicos, la experiencia o la edad afectan mucho a nuestro modo de ver ciertos libros. Yo leí El retrato de Dorian Gray por primera vez con 13 años y no me gustó. Influyó mi edad, una mala traducción y un desconocimiento de la época y los clásicos que me llevó a no enterarme de gran cosa. Y me da igual que otra persona lo leyese a los 11 o 12 años y le cambiase la vida; en el momento que me quiere restregar eso por la cara con toda su superioridad de super listo/a me dice mucho del adulto en que se ha convertido.

Segunda parte de la historia: leí el mismo libro con 32 años, una visión más amplia de los clásicos y de la época victoriana, más madurez como lectora, una buena edición... y me encantó. Ahora es uno de mis libros favoritos. ¿Final feliz? En absoluto: todavía hay quién me pregunta que cómo es que no me gustó la primera vez, siendo como es un gran clásico, y que si no me gustó es porque de verdad no me gustan los clásicos. (¿Podemos insertar un facepalm aquí?... Gracias).

No creo que necesite explicar mucho más sobre este asunto. Si lees Bajo la misma estrella sin haber perdido a nadie cercano probablemente no te impliques emocionalmente y el libro no te diga gran cosa. Si lo lees habiendo sufrido el fallecimiento de un ser querido te va a afectar de algún modo. Ni siquiera puede que te haga llorar a mares, pero te va hacer pensar y recordar algunas cosas. Son dos puntos de vista creíbles, respetables y comprensibles.

MISMO AUTOR, DIFERENTES LIBROS

- Stephen King es uno de mis autores favoritos, fue el escritor con el que me inicié en la literatura para adultos de forma seria, he leído muchos de sus libros, me han gustado la mayoría y sin embargo no puedo con la puñetera Torre Oscura (me resulta una historia aburrida y con la que no acabo de conectar).

- Me encanta Jane Austen, pero Persuasión me parece su libro más insulso, y aun sin compararlo con otras obras suyas. Lo siento, pero cuando lo leí me pareció soso y anodino. No quiero decir que sea malo, si no  que es mi "menos favorito" (aquí influye mucho la horrible edición/traducción en que lo leí y mi bajo estado anímico de ese momento, que me afectó porque el libro era muy melancólico y tal vez en ese momento de mi vida no fue la mejor elección).

Y bien, ¿algún problema? Pues... no. El mundo sigue girando igual. Que te guste mucho un autor no significa que te tenga que gustar TODO lo que ha escrito. Hay que ser un poco objetivos también y elegir las obras en las que ha estado más inspirado o que más te hayan inspirado a ti, todo ello de forma subjetiva. Os he puesto dos ejemplos de libros que suelen gustar a todo el mundo y a mí no. Y lo mismo los leo en otro momento y me encantan. De hecho en el caso de Persuasión quiero hacerlo, pero con otra edición y en el momento adecuado. 

Todo esto es tan fácil de explicar poniendo el siguiente ejemplo: eres fan de los Rolling Stones. Tienen aproximadamente unos 27 álbumes de estudio. ¿No hay alguno que te guste un poco menos o no te diga gran cosa? Es imposible que te gusten todos por igual. Pues con los libros lo mismo. Y no hay que tener reparo en decir "me gusta este escritor o aquella autora, pero su libro 'tal' no me gustó". No es tan difícil.

LIBRO DE MODA HACE AÑOS Y QUE AHORA ES VERGONZOSO ADMITIR QUE TE GUSTÓ

Esto me pasó hace poco. Leí en marzo El cuento número trece y no sabéis la de opiniones que vi en Goodreads de tipo "me gustó en su día pero ahora no creo que lo hiciera", "me gustó pero no estoy seguro de si habrá envejecido bien", "me gustó, pero no tanto como a otros porque estaba de moda y no tengo por costumbre leer libros de moda" o "me gustó pero me da un poco de vergüenza decirlo". Vale. En todos esos comentarios sentí eso mismo: que las personas que los habían escrito respiraban vergüenza al hablar de ese libro y admitir que les gustó. Que sí, que es lo de antes que comentaba del momento, que puede que te gustase en su día y ahora no, pero si no lo has releído no lo sabes. O igual sí que lo sabes, pero ¿por qué te tienes que avergonzar de que te gustase hace diez años? ¿Por qué tienes que justificarte y admitirlo como si te estuvieses disculpando? ¿Por qué mientes? Era una versión más joven de ti que en ese momento disfrutaba con ese tipo de literatura y ahora no. Te has definido como lector, ¡enhorabuena! No veo el problema. Y si acaso te sigue gustando ese libro, ¿por qué no quieres decirlo? ¿Porque estuvo de moda y lo leyó todo el mundo y crees que caíste en la trampa y te dejaste llevar por la oleada de buenas referencias? Ah... me dices que no puede ser que te guste porque te guste y punto, ¿no? Pues es ridículo.

A mí me gustó, le di cuatro estrellas y no me da vergüenza, porque la vergüenza era verde y se la comió un burro.

LA ZONA DE CONFORT NO ES MALA

Constantemente veo a gente que quiere salir de su zona de confort y se lleva malas experiencias ahí fuera. Y vuelve a salir, y le sale mal. Y vuelve a salir, y le sale mal. Y vuelve a salir, y le sale mal. Y vuelve a salir, y le sale mal. Y a veces, ¡milagro, sale bien! 

A ver, no me malinterpretéis, a veces es bueno salir de la zona de confort y se acaban descubriendo grandes novelas y géneros con ello, a veces mola arriesgarse y nos viene un soplo de aire fresco. Pero el problema está cuando quieres salir de tu zona de confort para leer el libro de moda, que no es de tus géneros favoritos, y no te gusta cuando lo acabas. La sensación de pérdida de tiempo es brutal, es una bofetada. Y lo peor es que ya lo sabías.

Salir de la zona de confort está bien a veces, pero cuando llevas 20, 30, 40, 50 años leyendo sin parar... ya sabes qué te gusta y qué no. Equivócate, pero que sea cosa tuya. No salgas de tu zona porque alguien te lo quiera imponer y hacer que te guste un libro que no tiene nada que ver tus preferencias. Para eso no salgas de tu zona de confort, porque tu zona de confort no es mala, ya la conoces.

Mi zona de confort es clásicos, fantasía y ciencia ficción. Eso no quiere decir que no picotee otras cosas, solo que esos tres géneros son con los que me siento más cómoda. Tampoco quiere decir que me guste absolutamente todo lo que se encuadre en esos géneros, porque la propia zona a su vez también se va definiendo. Un ejemplo: me apasionan los clásicos pero no acabo de verle la gracia a Henry James. 

Sé que no tengo vida para leer todo lo que quiero y eso influye en que me resista a abandonar mi zona de confort muchas veces seguidas, porque quiero leer lo que me gusta. Sinceramente, no veo nada de malo en ello, si al fin y al cabo la lectura es un disfrute.

No sé si me he explicado muy bien, pero quiero decir que si sales de tu zona de confort sea porque TÚ quieres hacerlo. Igual te sale bien, igual te sale mal, pero el viaje ha sido tuyo. Y si eres de esas personas que no quiere salir de su zona de confort jamás, no te avergüences, porque he visto gente que lo hace y me da mucha pena (y esto es porque siempre llega el típico de "¿pero solo lees clásicoooos?").

EL PUÑAL DE HYPE

Hoy día vemos libros por todas partes. Publicidad, YouTube, blogs, Twitter... ¡y hasta en librerías! XD

Bromas aparte: el exceso de información es masivo, la cantidad de libros nuevos que aparecen, que todo el mundo lee a la vez, que a todo el mundo le encantan... STOP! Para, para porque acabas creyendo que cada nuevo libro que vas a leer te va a cambiar la vida y luego te das cuenta de que no ha sido así. Te haces una idea exagerada y muy positiva sobre muchos libros y luego, o no te gustan cuando los lees, o te gustan pero no te parecen para tanto. 

Relájate, lee algún libro que descubras tú o del que no hayas visto opiniones. No puedes leer todos los libros del momento en una semana, engullirlos y no disfrutarlos. Y es que no pasa nada si no lo haces. Decídete por un título obviamente pensando que te va a gustar, pero no te vayas por las nubes, porque eso acaba siendo muy malo para ciertos libros. Y para ti, porque luego te frustras y crees que ya no disfrutas leyendo. Puede ser divertido dejarte llevar y leer el libro del momento, apuntarte recomendaciones... ¡Pero no bases todas tus lecturas en eso! El hype puede ser malo, es un arma de doble filo.

Y luego no te sientas culpable si acabas leyendo el libro del momento y no te gusta, te haya traicionado tu hype o no. No porque un libro esté en boca de todos tiene que gustar por igual y, de hecho, se agradece ver también diversidad de impresiones sobre un mismo libro.

____________________

Y hasta aquí esta reflexión. Sé que el post ha quedado kilométrico, pero son cosas que estaba guardando desde hace tiempo y quería decir ya de una vez, porque me encuentro realmente cansada de muchas cosas. Al final el mensaje es: sé tú mismo y lee lo que te apetezca. Es normal que no todos los libros te gusten, a nadie le gusta todo lo que lee. Tienes que estar orgulloso de quién eres y de lo que te define como lector y persona (siempre que lo que te defina no sea comer cerebros o matar cachorrillos). Si tienes que responderle mal a una persona porque se ha reído de ti por tus gustos, hazlo. Y sin remordimientos. Que nadie te diga cómo vivir tus aficiones, porque son lo más íntimo, privado y personal que tienes, es la más pura esencia de ti mismo. Da igual si alguien no te entiende, tal vez el problema sea suyo. 

Ahora pensad en qué lado de la balanza estáis. Y pensad, pensad...