miércoles, 20 de enero de 2016

Series vistas en 2015 (IV)

Vicious (1ª temp.; 2013)


Esta es una serie con la que me reí muchísimo, a carcajadas. Y eso es bastante difícil en mí, porque aunque una comedia me haga mucha gracia, no soy de las que se ríe de manera escandalosa. Pero Vicious tiene algo... no sé cómo decirlo... Es una sitcom de veintidós minutos por episodio y la temporada consta de seis, más un especial de Navidad cinco minutos más largo. Es una de esas series con risas enlatadas y eso me suele dar mucho miedo de un tiempo a esta parte, porque he intentado ver alguna serie británica de este tipo en el pasado y el resultado fue desastroso (Miranda, sin ir más lejos), y también porque ya no estoy acostumbrada a ver series con este formato. Pero como decía, Vicious tiene algo diferente que supo conquistarme.

Creo que es su frescura, su temática tan poco vista y el hecho de que uno de los protagonistas sea Ian McKellen, al que adoro. El otro protagonista es Derek Jacobi, de quien confieso no haber visto muchas cosas, pero cuyo papel en Vicious me encantó. Y ya que estoy hablando de los actores, cuidado, porque también participa Iwan Rheon, al que descubrí años ha en Misfits y que hoy en día hace un rol en Game of Thrones que es de mis favoritos. Además, el elenco se completa con Frances de la Tour, en el papel de Violet, y otros dos personajes eventuales, interpretados por Marcia Warren y Philip Voss. Es un reparto pequeñito pero de gran calidad.

Pero, ¿de qué va Vicious? Bueno, todo gira alrededor de Freddie y Stuart, dos hombres septuagenarios que componen desde hace casi cincuenta años una pareja gay algo peculiar, ya que su estilo de vida consiste en insultarse constantemente, pero eso sí, con mucho amor. La madre de Stuart, que llama a su hijo constantemente por teléfono, odia a Freddie, y eso que todavía no sabe que Stuart es gay y que Freddie no es meramente su compañero de piso, sino algo más. 

Freddie y Stuart son muy ingeniosos a la hora de insultarse y todo queda de lo más british. Algunos chistes son geniales, otros tópicos, pero tan bien interpretados que te tienes que reír. Todo ello está aderezado por unos compañeros y secundarios de lujo, unos personajes sorprendentemente bien construidos para los pocos minutos que tienen. Iwan Rheon es Ash, el vecino de arriba, que se muda en el primer episodio. El chico no tiene demasiadas luces y en ocasiones los protagonistas lo torean como quieren. Frances de la Tour es Violet, una amiga de Freddie y Stuart de toda la vida que no ceja en su empeño de encontrar al amor de su vida, lo que la lleva a cometer una locura tras otra. Los otros dos personajes son Penelope y Mason, otros amigos de la pareja, ella con demencia, él con un humor acidísimo, de esos que te sueltan una pedrada y se quedan tan anchos.

Como decía, me pareció una serie muy fresca, y al ser tan breve casi se deja ver sola. Hoy en día es más corriente que se hagan series con capítulos de cuarenta minutos o una hora, al menos así son la mayoría de las que sigo, por lo que me resultó muy agradable ver algo más corto y ligero. Y sí, me reí mucho, en especial con el capítulo tres, en que Downton Abbey juega un papel muy importante. El tipo de humor es británico total, ácido e ingenioso; además me gustó mucho que no se cortan ni un pelo a la hora de hablar de sexo o de la muerte. 

La segunda temporada también está ya completa y se emitió en el verano de 2015 (se supone que Vicious se va a realizar cada dos años), pero la tengo pendiente. A ver si saco hueco para verla y me gusta tanto como esta.

El Ministerio del Tiempo (1ª temp.; 2015)


Mira por dónde se coló una serie española, y es que no suelo ver muchas. Bueno, en realidad creo que no veo ninguna... Pero esta tenía muy buena pinta, los tráilers me llamaron mucho la atención y probé suerte con excelente resultado, porque la verdad es que me enganchó bastante. Oí decir que tenía similitudes con Doctor Who, serie de la que soy muy fan, y sí, viajan en el tiempo, pero también hay notables diferencias. Eso sí, el humor, en este caso español, que no falte, igual que al Doctor no le falta el humor british. Tienen unas cuantas caídas en El Ministerio del Tiempo que me gustaron bastante y en las que se ríen del propio país y sus tópicos con mucha gracia.

La propuesta es muy interesante, muy fresca y muy sorprendente para ser una serie española. Me gusta que se atrevan con la ciencia-ficción y de paso mezclen hechos históricos de nuestro pasado. En cada capítulo hay un caso que podría cambiar la historia y que el equipo protagonista deberá resolver viajando a la época pertinente a través de una de las Puertas del Tiempo. Eso sí, no se puede viajar al futuro porque el tiempo es el que es

El equipo principal está formado por Julián Martínez (Rodolfo Sancho), un enfermero que pertenece a la época actual; Amelia Folch (Aura Garrido), una joven del siglo XIX, muy adelantada para su época y una de las primeras mujeres que estudió en la universidad en España; y Alonso Entrerríos (Nacho Fresneda), un soldado de los Tercios de Flandes que aporta un toque bastante cómico. Les acompañan el director del Ministerio, Salvador Martí, interpretado por Jaime Blanch, a quien vi actuar hace unos años en el Teatro Principal de Alicante junto a Ramón Langa; la secretaria Angustias (Francesca Piñón), y otros dos agentes principales: Irene Larra (Cayetana Guillén Cuervo) y Ernesto Jiménez (Juan Gea). Todo ello aderezado con cantidad de rostros conocidos de nuestras pantallas en forma de cameos.

Es una temporada que me resultó bastante entretenida y acaba muy interesante, así que estoy deseando que estrenen la segunda, que está al caer. Eso sí, espero que mejoren la peluquería porque es un punto muy flojo que tiene la serie.

*********

Y nada más, mi siguiente publicación será ya la última parte de este recopilatorio de series vistas en 2015. Solo me queda una serie de la que hablar y le he reservado una entrada a ella sola, porque con sus más y sus menos, significa mucho para mí y además se despidió de nosotros estas navidades. Sí, hablaré de Downton Abbey.

No hay comentarios:

Publicar un comentario