viernes, 11 de diciembre de 2015

El Castillo Ambulante (Diana Wynne Jones)

Título original: Howl's Moving Castle
Año de publicación: 1986

Sinopsis: En el país de Ingary, donde las botas de siete leguas y las capas de invisibilidad existen de verdad, Sophie Hatter ha atraído la desagradable atención de la Bruja del Páramo, quién la hechiza con un maleficio que la convierte en una anciana. Con la determinación de hacer lo adecuado, Sophie viaja al único lugar en el que cree que podrá encontrar ayuda, el castillo ambulante que merodea por las colinas cercanas. Pero el castillo pertenece al temible Mago Howl, que se alimenta, según dicen, de los corazones de jóvenes desprevenidas.

Mi opinión: Conocí esta historia como la gran mayoría, creo, gracias a la película homónima que realizó Studio Ghibli en 2004. Siempre ha sido una de mis favoritas de la mítica productora japonesa, así que empecé el libro con curiosidad, pero también con cierto recelo, y la verdad es que desde el principio de la narración te das cuenta de que las diferencias entre libro y película son evidentes y abundantes. Lo más curioso de todo es que esas diferencias no me resultaron incómodas en ningún momento ni me impidieron disfrutar de la novela. Normalmente me ocurre que si ya he visto la película y luego leo el libro, este se me hace más pesado, pero con El Castillo Ambulante nada de eso.

Sí es cierto que al principio me costó un poquito entrar en materia, estando tan acostumbrada a la película, pero la realidad es que el libro es mucho más completo y coherente y sin duda va a más en cada capítulo. Además, la forma en que narra la autora es fascinante, así como la fantasía que creó: el castillo es casi un personaje más, con esa puerta tan original que te lleva a cuatro localizaciones diferentes, dependiendo del color que tenga la manivela cada vez que la abres. Es una de las cosas que más me gustó en la película y en su versión escrita no podía ser menos.

En cuanto a los personajes mis favoritos siguen siendo Howl, Michael y Calcifer, al igual que en la película, con la única diferencia de que Howl y Michael me han gustado todavía más en el libro. Hablando en especial de Howl, en la película es un místico del que se acaba sabiendo más bien poco, pero en el libro se le conoce mucho más, vemos su origen y se indaga mucho más en su personalidad (es un dramas que acaba siendo bastante gracioso), así que me temo que soy una de esas jóvenes desprevenidas a quienes roba el corazón. Sin embargo, Sophie es un personaje que me cuesta digerir. Vale que es presa de un hechizo del que además no puede hablar y está atrapada en el cuerpo de una anciana, lo que acorta su esperanza de vida considerablemente, por lo que es normal que a veces sea un poco borde o se muestre frustrada, pero tiene unas cuantas salidas que igualmente no acabo de encajar; creo que algunas de sus reacciones son exageradas.

Durante la lectura me estuve cuestionando si me estaba gustando más o menos que la película, porque siempre la he tenido en mi top de Ghibli y, al final, llegada a cierto punto concluí que el libro acaba superando a su versión animada. He disfrutado esta novela muchísimo y me ha tenido muy, muy enganchada. Me ha parecido muy divertida y creo que la forma en que se va hilando todo (personajes, situaciones...) es genial. Los últimos capítulos se me pasaron volando y en general no paraba de tener esa sensación de "me está gustando tanto que no quiero acabar este libro, pero al mismo tiempo quiero saber qué pasa y cómo acaba todo esto". Ay... ojalá todas las historias fueran como esta.

                                           


No hay comentarios:

Publicar un comentario